Texto de Gema Talaván

La historia de las hermanas Rosa y Flor de Loto (Janghwa y Hongryun), es una leyenda de terror muy popular en Corea que se ha transmitido de generación en generación. Una leyenda en la que prima lo sobrenatural. Para esta nueva versión cinematográfica (en su país ya se han hecho unas cuantas anteriores), el director Kim Jee-woo la ha adaptado al mundo contemporáneo, dotándole de un significado más actual.

Gema.- El cine oriental está de moda. Y sobre todo la llamada «nueva ola» de cine de terror híbrido oriental, o lo que es lo mismo: el cine que analiza aspectos, como los sociales, ajenos a los propios de una película de terror. De este modo, se ha comparado a 2 Hermanas con Los Otros o El Sexto Sentido, que no son sólo «pelis de miedo».

2 Hermanas es la historia de Su-mi y Su-yeon, quienes son maltratadas por su madrastra, Eun-joo. Ambas acaban de regresar del hospital tras el suicidio de su madre, aspecto bastante dramático -si no cruel- si además tenemos en cuenta que la más pequeña lo presenció todo. A partir de ese momento, en la casa en la que viven empiezan a suceder cosas extraordinarias. Cosas que en un principio no saben si atribuir a su madrastra -una madrastra perversa, como en todo cuento que se precie- o a una presencia sobrenatural…; esto hace que a lo largo de toda la película se respire un estado constante de tensión que es transmitido al espectador.  Si te gusta pasar miedo, sin duda, ésta es una de las mejores películas de lo que queda de año para pasarlo realmente mal.