Texto de BiPaul

300 revolucionaba el discurso narrativo del cine y salpicaba de roja sangre las pantallas de todo el mundo. Basada en la novela gráfica Xerxes de Frank Miller y dirigida por Zack Snyder, se convertía en un clásico del cine épico. Su fidelidad con respecto a lo narrado en las crónicas, la convirtió en una película de obligado visionado: nunca antes la historia había sido tan entretenida.

300: El origen de un imperio es la secuela de 300 y ahora es Noam Murro quien recoge el testigo. La garantía de continuidad está en Zack Snyder que firma el guión junto a Kurt Johnstad.

Nos situamos tras la victoria sobre los trescientos espartanos de Leonidas. Xerxes –interpretado por Rodrigo Santoro– de quien se cuenta que es un mortal convertido en Dios, inicia una marcha a través de las principales ciudades griegas. Tesmítocles pretende unificar toda Grecia, pero antes tendrá que enfrentarse con las tropas de Xerxes y de Artemisa. 300: El origen de un imperio aspira a ocupar el mismo listón en nuestra memoria que 300. La iguala. No la supera, pero solo porque eso es imposible.



SALA Ex en ExPERPENTO de papel de Marzo de 2014:
http://issuu.com/experpento/docs/experpento_marzo2014/18?e=2897458/6896700


Más información en www.elorigendeunimperio.com