Entrevista de Reyes Muñoz

Si visteis la Gala de los Goya quizás os disteis cuenta de que Bardem volvió a dedicar su premio a Juan Carlos Corazza. Quizás para el gran público este sea un nombre desconocido, pero en las tablas resuena como el del gran maestro de la interpretación. Argentino de nacimiento, fundó en España hace más de treinta años un estudio célebre porque de él han salido grandes actores. Ahora como director se enfrenta a Comedia y sueño, una adaptación de la inacabada Comedia sin Título de Lorca y Sueño de una noche de verano de Shakespeare.

Comedia sin título es una obra inacabada de Federico García Lorca. En ella, una compañía se dispone a representar Sueño de una noche de verano cuando el director en vez de dar paso a la obra la para y lanza su meditación al público. ¿La genialidad de Lorca es excusa para plantear sus propias reflexiones?

Creo que el texto nunca tiene que ser la excusa para hablar de uno mismo. Claro que siempre será una vía para expresar algo de quien lo interpreta, pero un buen texto es una motivación fundamental para adentrarse en los asuntos del autor y en su mundo. Ante todo, me interesa buscar la vida y la música que se esconde detrás de cada una de las palabras, comprender el diseño y los temas de la partitura del autor. Como director, vivo la genialidad de Lorca así como la de otros grandes como la oportunidad de hacer un trabajo artesanal, una investigación que exprese principalmente al autor, luego a mí mismo, al elenco y a los colaboradores. Siempre en ese orden.

¿Cómo se completa una obra de Lorca? ¿No se tiene una sensación de estar frente a un abismo?

Mi intención no es completar, sino profundizar en lo que hay. El texto inacabado de Lorca es un interesante primer acto, como pinceladas impactantes o trazos sueltos llenos de inspiración profunda, en el que no se llega a desarrollar una historia central. Eso es una de las razones por las que lo presentamos junto a escenas y relatos que narran una historia completa, la de Sueño de una noche de verano de Shakepeare.

Leo en el dossier: «El escenario se depura de todo lo accesorio». ¿Hay escenarios que arrastran y pueden llevarse por delante la labor interpretativa?
Una buena obra de teatro y buenos intérpretes me hacen sentir apoyado y protegido, y a la vez con cierta sensación de desnudez, espejos que reflejan cualquier artificio innecesario que pudiera llegar a introducir. Dirigir es para mí un proceso de investigación y creación. Si no van de la mano, el teatro que resulta es menos interesante, complejo y vivo para mí. Vivo el teatro de actores como una forma de trabajo artesanal, que nos permite ahondar en los temas y en la historia, y tocarnos el alma. Me parece que cuando no atendemos con rigor a la actuación, o cuando resolvemos la interpretación de forma básica, con trazo grueso, perdemos la posibilidad de estimular al espectador a un viaje más profundo que pueda llegarle al alma.

¿Cuáles son las razones de poner en marcha Comedia y sueño?
En primer lugar porque todos los implicados en el proyecto estamos enamorados de estos dos textos, y convencidos de que es un teatro que hace bien a la cabeza y al corazón del público. Cuando lo emprendimos, nuestra coproductora, la Fundación García Lorca, quería que con este espectáculo se inaugurara el Centro García Lorca de Granada. A pesar de los grandes esfuerzos de Laura García Lorca, su presidenta, el Centro sigue sin estar terminado. Es muy serio que las instituciones políticas no estén logrando acabar un espacio que ayudaría a llevar más cultura y vida a Granada, y que puede llegar a ser un atractivo referente internacional de actividades creativas de calidad. Comedia y Sueño forma parte de un teatro urgente y necesario que la Fundación Lorca ha tenido que poner en marcha en otros espacios, y es un honor participar de estas primeras actividades.


Comedia y sueño. Corazza de vez en cuando se acoge a su calidad como director. No han sido muchas las ocasiones, pero cuando lo ha hecho ha presentado montajes que han pasado a la historia. Hace unos días presentó en Granada Comedia y sueño una adaptación de Comedia sin título de Federico García Lorca y Sueño de una noche de verano de William Shakespeare, a la que se le intuye una larga vida. La obra no tiene sólo la garantía de Corazza en la dirección, cuenta con una ficha artística poco frecuente en un único montaje: Alicia Borrachero, Rafa Castejón, Alba Flores, Isabel García Lorca, Javier Godino, Ana Gracia, Manuel Morón, Tamar Novas, Violeta Pérez, Xenia Reguant, Raúl Sanz y Óscar Velado.

..
..

Teatro, dentro del teatro, dentro del teatro… ¿Cómo cree que encajará el público un montaje como Comedia y sueño?
He comprobado aquello de que «en todo espectador se esconde un actor». El público disfruta del teatro dentro del teatro, tal vez porque en cierta medida lo vive con la inocencia del niño, participando con su capacidad de imaginar, y con la libertad que tenemos cuando el juego está al descubierto.

En muy pocas ocasiones nos encontramos con un elenco como este en una única obra. ¿Es necesariamente positivo o aquello de manejar muchas cabezas pensantes tiene complicaciones?
Todos los integrantes de este elenco han estado y están vinculados a la formación y entrenamiento en mi Estudio. Para trabajar bien hay una etapa en la que debemos establecer el código para relacionarnos. Es de una gran ayuda para mí que todos estos magníficos actores conozcan y les guste el leguaje artístico que buscamos. Que sepan entregarse y colaborar en equipo con auténtica solidaridad, algo fundamental y que todo el equipo pedagógico de mi escuela busca en cada alumno.

Quizás me equivoco, pero creo que lo que mejor venden los productores son las obras livianas, facilonas… ¿Se puede hablar de teatro digno y de teatro basura?
Se puede hablar de patatas fritas que calman mi antojo, y de patatas fritas que hace la abuela, cultivadas en su huerto y que ella cocina con cariño y con su mejor aceite. Las primeras me sientan mal y procuro consumirlas lo menos posible. Las segundas me dan fuerza física y moral. El auténtico buen teatro, con sus fallos y toda su imperfección, pero con la dignidad y la fuerza de su humanidad, no se perderá jamás. Creo que esta es una época en que hay mucho gato por liebre también en el teatro, y no deja de ser asombroso cuando algunos profesionales inteligentes lo quieren justificar.

Hay muchas películas americanas en las que un profesor de música, de ballet, de pintura… se encuentra con un genio y hace los posibles por sacarlo a flote. ¿Podríamos decir que su vida es de película? Esta situación no la ha vivido una única vez, con usted han aprendido Javier Bardem, Elena Anaya, Manuela Velasco, creo que Penélope Cruz… por citar ejemplos muy visibles…
¿Mi vida de película? Yo diría de sangre, sudor, lágrimas y ¡muchas alegrías!
He trabajado mucho para el cine, primero un poco como actor, y después colaborando en muchas creaciones de otros actores. Soy consciente de haber contribuido al cine con mi trabajo en la creación de papeles muy importantes para la carrera de muchos actores.
He podido aportar una preparación concreta y útil, que en algunos casos también permitió que actores y actrices pudieran variar, sorprenderse y sorprender. Es un trabajo divertido y misterioso, y que me requiere mucha concentración y tiempo. No me siento con vida de cine, más bien colaborando con la calidad de él.

A Comedia y sueño se le presupone larga vida. ¿Qué va a ser de la obra después de Granada?
Después de Granada viajamos a Moscú, dentro del marco del año Dual España-Rusia.
Es un honor representar a la cultura española en un país como Rusia, con una tradición teatral tan rica e influyente en el mundo. En mayo esperamos actuar dentro del Festival Otoño en Primavera, gracias al interés del equipo organizador que asistió a un ensayo. En nuestra primera constatación con el público, nos alegra que llegue la poesía, la sutileza del detalle, el sentido del humor y la emoción de la propuesta. Ojalá que un teatro y el público de Madrid lo puedan disfrutar en la próxima temporada.

..
..

Corazza, el maestro de actores

Detectamos en internet que muchos aspirantes a actores temen el maltrato psicológico que puedan recibir en determinadas escuelas. Preguntamos a Corazza sobre lo que hay de mito y realidad en este pánico. Recogemos algunas de las afirmaciones de su respuesta…

Sólo el buen trato genera vida. Sólo el buen trato cuida y protege la vida de una persona, de una profesión o de un arte. Pienso que cuando no encontramos el buen trato que nos merecemos, debemos pedirlo y si no lo obtenemos, mejor apartarnos inmediatamente, ya que no es sano permanecer allí. Pero el camino más saludable a veces no es el más corto ni el más fácil.

[…] Hablando y reflexionando, siempre podemos aprovechar un conflicto para aprender y madurar. Por supuesto que nadie es perfecto, y lo perfecto es enemigo de lo bueno.

[…] Enseñarle a un actor a tratar bien a sus compañeros puede ser un tema difícil y hay algunos que necesitan aprenderlo. Pero enseñarle a un actor a tratarse bien a sí mismo es aún más difícil. Resulta imposible cuando el estudiante está ciego y sólo busca culpables.

[…] Creo que uno estudia teatro porque quiere ser un buen actor, pero si no estás enamorado de la investigación, si no tienes curiosidad por saber de ti, de la vida, de los grandes autores y del Arte, se vuelve muy duro.

[…] Tengo muchos buenos alumnos en mi escuela que dedican un gran tiempo fuera de clase a ensayar sus escenas, practicar ejercicios de voz, visitar El Prado, ver teatro y cine, estudiar obras y autores, épocas del arte y la sociedad. Frente al ordenador tienen que investigar sobre Sófocles o mitología griega, Montaigne o el Renacimiento, Ibsen, Chéjov y el impresionismo, Streller o Brook, ¡tanto que hacer! ¡Y escribir tareas que les piden sus profesores! […] Quizás ellos también tengan una experiencia muy válida para compartir, ¿no?


Ir a la versión «papel» de ExPERPENTO marzo de 2011