Entrevista de Janire Martínez
Fotografías cortesía de Flow…

Daniel Martín es un soñador que desde muy joven comenzó a labrar su futuro como bailarín. Con sólo 5 años, este catalán empezó aprendiendo danzas y poco después se adentró en el ballet. Compagina sus estudios de bachillerato con la formación en ballet clásico en las mejores escuelas del país, y asegura que a pesar de sentir una gran vocación, el camino es muy duro. Pero gracias a Keep Walking Project, este trabajo se ha visto recompensado: Daniel ha sido elegido para bailar junto a Ángel Corella.

Antes de nada, felicitarte por la oportunidad que te ha dado Keep Walking Project de Johnnie Walker, para bailar junto a Ángel Corella. ¿Qué sentiste al saber que eras el elegido?

Me sentí muy ilusionado al ver que había sido elegido y que iba a tener la oportunidad de bailar con el Corella Ballet, una compañía que admiro mucho. Participé en Keep Walking Project porque pensé que una oportunidad como esta era única, y me siento muy orgulloso de que mis años de estudio se vean recompensados. Poder bailar con Corella es mi sueño, y por eso agradezco mucho a Keep Walking Project que me apoyen de este modo.

¿Cuándo supiste que la danza era tu vocación y cuándo comenzaste?
Yo empecé a bailar a los 5 años junto a mi prima en una academia de danzas catalanas, fue una idea de mis padres y mis tíos. Allí estuve varios años combinándolo también con bailes de salón. Posteriormente mi profesor de bailes de salón me recomendó hacer ballet y así lo hize y me encantó. Después dejé atrás las danzas catalanas y los bailes de salón y comencé con el ballet. Estuve en el Escuela Dunia Roig de Mataró, y más tarde ingrese en la Escola de Dansa Madó de Vilassar, donde cogí buen conocimiento sobre los diferentes pasos de ballet que hay y también probé nuevos estilos como el español, el contemporáneo, el jazz, el teatro musical, etc. Me fue muy bien. Más tarde ya me centré en la base, que es el ballet clásico, y me apunté en la escuela David Campos de Barcelona donde actualmente estoy y participo con su compañía, Ballet David Campos, lo que me ayuda a coger más seguridad en el escenario.

Ángel Corella es uno de los grandes bailarines de nuestro país. Comenzó sus estudios de danza clásica con Paremia Moreno y más tarde, con Victor Ullate. En 1995 ingresó en el American Ballet Theatre y un año después, logró ser bailarín principal. Ha sido galardonado con el Prix de Venios, considerado el «Oscar» en el ballet y con el Premio Nacional de Danza, que reconoce su excepcionalidad en el baile y le sitúa como representante de una generación de bailarines con gran éxito internacional. Desde el 2006, forma parte de Kings of the dance, conocido como los tres tenores de la danza. Ha creado su propia fundación, el Corella Ballet, que presta ayuda y enseñanzas a bailarines que por motivos sociales o económicos no pueden completar su formación.

La verdad es que no suele haber muchos chicos que practiquen ballet, ¿siempre has tenido el apoyo de tu familia y amigos?

De mi familia siempre. Y bueno, en la escuela no tuve muchos problemas, al principio un poco pero la cosa se calmó con el paso de los años y el apoyo de los profesores.

¿Por qué crees que no se animan más hombres a hacer carrera en la danza?

Porque no se han decidido a conocer este arte, y si lo hicieran se darían cuenta de lo magnífico que es.

Leí un artículo que afirmaba que cuando los Ballet Rusos llegan a nuestro país, llenan las salas de los teatros, pero en cambio, a las compañías españolas les cuesta mucho, ¿hay poca tradición de danza clásica en España?

Sí, pero sin embargo las ecuelas de ballet están llenas. Es una pena: hay magníficos bailarines y bailarinas que podríamos estar disfrutando de este arte en España.

Muchos artistas españoles son más reconocidos en el extranjero. ¿Qué opinas sobre esto?

Que allí tienen una tradición más grande sobre danza clásica.

Realizáis la representación de El lago de los cisnes de Chaikovski. ¿Prefieres los clásicos o quizás algo más contemporáneo?

Me interesan mucho los clásicos pero también me encantan los más modernos e innovadores.

¿Cómo ha sido la experiencia de formar parte de una compañía profesional como es El Corella Ballet?

Muy agradable, me sentí muy acogido, son todos muy amables y me ayudaron en todo lo que necesité. Para mí ha sido una experiencia única, no creía lo que estaba viviendo, formar parte de la compañía y vivirlo desde dentro. Lo he visto tantas veces sentado en la butaca y ahora yo estaba formando parte de ellos.

¿Cuál ha sido el paso más duro de los que has dado hasta el momento?

Dividirme el bachillerato en dos años con tal de sacar las materias. La escuela de danza la tengo lejos de casa y necesito mucho tiempo para ir y volver.

¿Esto es imprescindible? Una persona con tu vocación no se la puede jugar a una carta, ¿no?

Sí, y no lo hago, los estudios son mi seguro para una segunda opción si en algún momento de mi vida me lesiono o pasa algún incidente. Yo creo que nadie que baile se la debe jugar a una carta, yo creo que uno debe tener varias puertas por si una falla.

En una entrevista escuché a un bailarín decir que el hecho de pasarse muchas horas frente a un espejo le había convertido en un perfeccionista enfermizo… Cisne negro, la última película de Natalie Portman también refleja esto… ¿Es una sensación generalizada?

No es mi caso, nunca he tenido ningún problema en cuanto a eso. Eso sí, pienso que afecta más a las chicas que a los chicos.

Supongo que pasarás mucho tiempo lejos de tu familia y tus amigos. ¿Cómo lleva esto una persona de tu edad?

Hace poco estuve un mes y medio sólo por Segovia y sí que echas a faltar a tu gente y te entran unas tremendas ganas de volver, pero es lo que hay.

Cuéntame qué sería para ti llegar a lo más alto…

Formar parte de una gran compañía y bailar todos los roles clásicos y neoclásicos. Visitar países y grandes teatros y poder relacionarme con otros bailarines profesionales.

Más información http://www.johnniewalker.es