Texto de Gema Talaván

Jakob Dylan ha dejado momentáneamente de lado su proyecto con los Wallflowers -banda en la que lleva al frente nada menos que trece años- para editar su primer álbum en solitario y salir de gira para presentarlo.

El hijo del gran Bob Dylan, de cuyo tirón renegó durante algún tiempo usando el «apellido» Zimmerman, presenta un disco de diez temas que se caracterizan por ser un tanto «oscuros», con cierto toque minimalista, como «Evil is alive and web», aunque también hay alguna excepción más alegre como «Something good this way».

Más información en http://www.jakobdylan.com/