Colaboración de John Wayne Cleaver

Mi principal problema es que no entiendo nada de relaciones sociales, no sé comportarme como el resto de la gente y me sacan de quicio casi todos los convencionalismos.

Hace mucho tiempo que siento fascinación por los asesinos en serie. Mi madre y mis profesores están muy preocupados, así que me han buscado un terapeuta. Durante el verano teníamos cita todos los miércoles por la mañana. Desde que he empezado el instituto, la cita ha cambiado a los jueves por la tarde; pero sigue siendo un día por semana. Hablamos de un montón de cosas, como por ejemplo de que mi padre se fuera, del aspecto que tienen los cadáveres y de lo bonito que es el fuego, pero más que nada hablamos de asesinos en serie. Mi tema favorito.

Mi diagnóstico: soy un sociópata. A mí me parece guay. Siempre lo había sospechado, pero conocer el diagnóstico oficial es mucho mejor. Por si acaso: ¡no he dicho psicópata, sino SOCIÓPATA!

El trastorno antisocial de personalidad no se puede diagnosticar oficialmente hasta los dieciocho años. Como tengo quince, tengo que limitarme a llamarlo «trastorno de conducta». En resumen: carezco de empatía, que es lo que permite a las personas interpretar las emociones. Del mismo modo que los oídos hacen con el sonido; sin la empatía te quedas emocionalmente sordo.

Esta falta de conexión emocional con otras personas tiene el extraño efecto de hacerte sentir separado y ajeno, como si observaras a la raza humana desde lejos. Ni entiendo a los otros ni ellos tampoco me comprenden a mí. Lo curioso es que eso me preocupa, lo que es normal para los otros, no lo es para mí.

Lo que no debes saber de mí:
http://www.johnwaynecleaver.com/blog/

La colaboración de John en la revista: