Entrevista y foto de Covadonga Carrasco

Un sonido increíble, con temas muy agradables que pueden ser escuchados de seguido sin temor a aburrirse. Esa es la forma de presentarse que han tenido los chicos de Maico con su segundo trabajo Emotional Tourist. A nosotros nos llamó mucho la atención y quisimos hablar con ellos. Responden Nito y Miguel. Bueno, sobre todo Miguel.

¿Veis que en la foto están firmando un disco?
Pues os lo vamos a regalar.

Atentos a nuestro perfil de twitter.
Mira el video del concurso:

Si solo se os escucha y no se os ve, lo que parece es que estamos disfrutando de un grupo de música negra norteamericano. Imagino que esto será algo que os hayan dicho a menudo. ¿Cómo sienta?
Si tengo un poco voz de negro, pero sobre todo tengo cierta facilidad fonética, la gente piensa que hablo mejor inglés de lo que lo hablo en realidad. Estuve una temporada viviendo en Madrid e iba bastante por el Café Galdós, allí había una chica americana que se acercaba a hablarme pensando que también lo era…

¿Habéis buscado ese sonido o ha sido algo que ha salido de una manera natural?
Ha sido un proceso bastante natural, el proceso de búsqueda ha sido trabajoso, pero al final mi voz es la que es. Sin embargo, ha habido mucho trabajo detrás tanto por parte de Nito como de Toni Noguera, nuestro productor y eso sí se ha hecho a conciencia. Pero en relación a la manera en la que ha surgido la forma de hacer sonar a Maico, todo ha surgido de manera muy natural.

En vuestros inicios hablabais de que vuestro sonido era muy intimista y lo hacíais con mucha seguridad. Sin embargo, eso puede convertirse en algo que juegue en contra, los grupos evolucionan y el sonido acaba dirigiéndose hacia otro lado…
Ese cambio creo que ya lo hemos hecho, cantábamos de manera muy intimista pero desde que apareció Tony Noguera en el proyecto, se ha añadido mucha más potencia, muchos más instrumentos, el estilo ha variado y aunque sigue habiendo esa característica que nos definía en temas como Closer, lo íntimo se ha convertido en algo más solemne en cuanto a instrumentos, reverbs… Hemos abandonado claramente esa etiqueta y esta es la gran novedad de este segundo disco con respecto al primero.

“Es como si hubiéramos tenido solo cuatro colores y nos hubiera costado trabajo mezclarlos, a una gran paleta con los que combinar mucho más fácilmente y crear cosas mucho más interesantes”.

¿Os sentís más cómodos ahora?
Sí, ha sido una segunda etapa que se ha convertido en el inicio de algo que nos permite avanzar como grupo. Antes la limitación de la guitarra estaba muy presente, tenías que dominar muy bien el instrumento además de la voz. Se ha abierto un abanico de posibilidades, con ritmos, sonidos, texturas… Es como si hubiéramos tenido solo cuatro colores y nos hubiera costado trabajo mezclarlos, a una gran paleta con los que combinar mucho más fácilmente y crear cosas mucho más interesantes.

Cuando comenzasteis imagino que tendríais una idea sobre el tipo de público al que os ibais a dirigir. ¿Ha cambiado con el paso del tiempo ese público? ¿Os ha sorprendido que hubiera gente que quizá no era del target que imaginabais?
Gustamos a todo tipo de gente, algo que nos resulta genial. Sí es cierto que en el inicio, la voz suave, la guitarra y la melodía atraía más al público femenino. Nos faltaba un punto de fuerza, de un ritmo, una batería… que ha conseguido abrir más ese abanico del que hablábamos antes. Ahora los hombres a los que igual una música tan sensible no les llegaba tanto, se han interesado por Maico.

El disco es mucho más variado también, eso aleja la sensación de fatiga que quizá había en el primer disco, que era un poco monótono, no solo para el público sino para mí como cantante.

… Continuará…