Entrevista de Reyes Muñoz de la Sierra
Fotografías cortesía de Promociones sin fronteras

Última hora: Mon Laferte es una de las actuaciones estrella de las Planet Babylon Nights. Será el 18/11 – Sala Mon Live

Afincada en México y nacida en Chile, Mon Laferte llega a España precedida del éxito. No hay definición para su música. No suena a nada, suena a todo y no es un pastiche, es música única. Revolucionó el panorama con Vol.1, un trabajo grabado por ella en casa, certificado como disco de platino, más oro en México y doble disco de platino digital en Chile. Con Vol.1 ganó premios, giró por toda América, de norte a sur… La trenza es el trabajo que presenta ahora en España. Quedaos con el nombre. Planea conciertos.

La primera impresión es que es un disco serpenteante: no sabes por dónde irá la siguiente canción… ¿Salió así?
Fue saliendo. Es un disco que fue saliendo durante la gira. No hemos parado de tocar. Me gusta mucho, estaría toda la vida de gira. Iban saliendo las canciones y al final me di cuenta de que todas eran muy diferentes.

También nos fijamos en el trabajo técnico. Es un disco con un sonido premeditadamente antiguo, como de vinilo.
Sobre todo escucho vinilos de entre los años cincuenta y los setenta. Me acostumbré a ese sonido, es muy cálido, se nota que no está procesado. Se ponía un micrófono en medio de la sala y tocaban al mismo tiempo. No fue el caso. No fue lo que nosotros hicimos, porque tengo muy buenos ingenieros. Les conté lo que quería, les dije como quería que sonara cada instrumento… todo para que el disco tuviera ese toque antiguo. No es que no me guste cómo suena la música actual, pero me encanta ese sonido de la música de los años cincuenta.

He leído que en el disco anterior hiciste algo parecido, pero tú sola en tu casa… ¿Es verdad eso?
Sí. El disco anterior lo grabé en casa. Ese salió así por casualidad, por accidente. Yo no soy ingeniera ni he estudiado nada relacionado con eso… pero acabé siendo ingeniera y directora y toqué los instrumentos… pero aquello quedó así por accidente. En este disco busqué que sonara así.

No sé si decir que reinventas el indi o que reinventas la música tradicional… ¿Tú qué prefieres?
No lo había pensado nunca así… En realidad no creo que haya reinventado nada, está todo hecho. Pero creo que sí, que el disco es medio moderno, medio tradicional, medio folclórico… no sé. Lo bonito de la música es que lo que sale es una suma de todo. Da igual si haces rock o folclore. Todo lo que tú llevas dentro se une en una canción. Un estilo, quizás es una mezcla de sentimientos. Cada uno escucha la música que quiere, busca la música que le haga sentirse de alguna manera… puedo escuchar música para llorar, porque de pronto no puedes y necesitas esa catarsis.

¿Pesa alguna influencia? Hay sonido de los cincuenta de los Estados Unidos, pero también hay mucho sonido latinoamericano…
Hay mucho de los Estados Unidos. Hay latinos, hay elementos del jazz, no jazz… pero hay mucho de América Latina, hay cumbia… es difícil. Yo siempre digo que la canción es solo el medio para contar una historia.

“La trenza” podría ser un tema para Chavela Vargas… es fácil llevar su voz ahí. Quizás es por lo que cuentas, por la historia de la canción…
Chavela Vargas es uno de mis referentes y una gran influencia. No solo musical. Me encanta hacer un drama cuando estoy en el escenario. Era una mujer tan de a flor de piel… Me encanta eso de Chavela. “La trenza” es un bolero. Es una historia sobre mi abuela que era cantante, era compositora y tocaba la guitarra. Era una especie de Chavela. Recuerdo que ella se sentaba en un sillón por la noche y se ponía a tocar sus canciones y terminaba llorando. “La trenza” recoge los consejos de mi abuela. Ella tuvo que dejar de cantar porque se casó y aquel mundo era más sexista. Renunció a su sueño por cuidar de su casa. Esa canción habla de eso. Me decía “tú no te cases, haz música”.


“Mi buen amor” es un temazo con o sin Bumbury. ¿Cómo surge esta colaboración?
Yo tenía la canción lista y terminada y se la mandé por correo. Le pregunté si quería cantarla conmigo…

Pues la sensación es que estáis cantando a centímetros… ¿Se hizo todo en la distancia?
En la distancia, sí, todo en la distancia. Nunca nos hemos reunido. Le pregunté por la canción, por el tono… la tecnología en este caso fue a nuestro favor, nos ayudó a grabarla.

En “Amárrame” colaboras con Juanes.
Eso fue completamente diferente. Fui a su casa… Nos pudimos juntar para la colaboración.


Los medios te apuntan un tanto… pero también Juanes accede a través de ti a otros públicos…
Yo creo que en las colaboraciones, ambas partes salen siempre muy beneficiadas en todo. A nivel público a mí me ha salido muy bien, a través de Juanes mucha gente conoció mi música. Pero lo mejor de las colaboraciones siempre es el intercambio artístico y profesional. Se aprende mucho. De pronto descubres un arreglo, una manera distinta de afrontar una canción… porque los dos tenemos maneras distintas de hacer arreglos. El beneficio de las colaboraciones es mutuo.

En youtube alguien te pide una colaboración con Leon Larregui. No es para nada mala idea…
¡Tengo ya una colaboración con Leon Larregui! ¡Está en youtube! Él me invitó a cantar en un concierto y fui.

¿Sigues los consejos de los fans?
Pues a nivel colaboraciones hay veces que sí. ¡Lo de Bumbury fue un poco así! Él me conocía y puso una carta en su perfil de Facebook muy bonita hablando de mi música. Los fans empezaron a decir “¡Tienen que colaborar!”. Y a mí me encanta todo su rollo tan teatral… me pareció una idea increíble. Entonces, sí, sí que escucho mucho al público, aunque las colaboraciones dependen del deseo de colaborar, de conocerse, de hacer música con alguien.

Creo que con todo esto te lo estás pasando genial. Solo hay que escuchar “No te fumes mi marihuana” para darse cuenta. Es una gamberrada…
¡Ay, sí, me lo estoy pasando muy bien! Esa la hice con Manu Jalil tocando en el teclado y pensando en el show. No sabíamos si meterla o no en el disco. Nosotros tocamos en muchos festivales y nos gusta tener canciones para reírnos con el público. Pero claro, yo suelo cantar canciones tristes y la vida tampoco es así. Hay muchos colores. La hicimos, la empezamos a tocar y nos gustó tanto… ¡tiene un montón de detalles musicales que lucen tanto! Así que dijimos “hay que grabarla”. Cada vez que la tocamos en un concierto empieza a oler a marihuana… como que la gente se motivara, empiezan a saltar, a volverse locos. Es muy divertido.

Quizás por lo que decías de que tus canciones cuentan historias, es un disco muy cinematográfico. Hay temas para Tarantino y hay canciones que podrían ilustrar la típica escena del baile de fin de curso…
¡Totalmente! Yo pienso en la música como un todo. ¡Pienso en la música como puro teatro o como una película! También pienso en el escenario. No hago canciones para tocar notas perfectas, hago música para contar historias. Cuando escribo me imagino colores, me imagino historias, imágenes…

Primaveral” es un tema que se sale del discurso del disco, ¿no? Quizás funcione genial aquí, en España.
Es el tema más pop. Salió así, de natural. Lo escribí en la madrugada. La verdad es que sucedió como lo cuento en la canción. Estaba haciendo el amor, escuchábamos una canción de Jorge Drexler y después él se quedó dormido y yo me puse a escribir. Y era primavera. Por eso salió así, es un tema muy fresco.

Yo te qui” es también muy Chavela Vargas, con ese regustillo clásico…
“Yo te qui” es un vals peruano y sí que tiene eso que dices de Chavela… ¡Es que Chavela siempre está presente! ¡Y Violeta Parra! Admiro mucho a las mujeres en la música, sobre todo a las antecesoras que abrieron camino, y mujeres con un discurso…

La tuya desde fuera parece una carrera meteórica y si desconocemos la carrera de fondo previa… ¿Te da tiempo a asimilar? ¿Te paras a pensar o estás muy a gustito en la nube?
Estoy muy, muy, muy a gustito en la nube. Estoy disfrutando mucho. Parece una carrera meteórica… han pasado muchas cosas en los últimos tiempos aunque yo realmente llevo toda mi vida en esto. Ha sido un error, ensayo, error, ensayo, error… todo esto era un sueño, así que estoy disfrutándolo mucho. Yo quería tocar e irme de gira, soñaba con eso y ahora lo estoy viviendo.

El disco triunfa en México, en Chile, en Perú, en los Estados Unidos… en fin, es un éxito allá donde vas… ¿Se hace un disco con dimensión internacional o te lo vas encontrando?
Yo no lo pienso. Nunca pienso en esas cosas. Tal vez sería bueno que lo hiciera, pero de momento no ha sido el caso. Pero quizás desde la oficina sí que le dan vueltas, sí que se trabaja eso. Dicen: “vamos a intentar ir aquí y que funcione”. Por ejemplo, nunca he ido a España, es mi primera vez y voy a hacer presentación del disco, acústicos, entrevistas… Pero artísticamente no me planteo nada. Me pasa que voy a lugares y descubro que allí también está el disco.

Estás en una situación de privilegio en la discográfica. Cuando tú llegaste, ya habías tocado el cielo…
La verdad es que siento que estoy pasando un buen momento en la compañía. Es como un noviazgo. No me niegan nada, me siento con mucha libertad creativa y no sé si esto le pasa a todo el mundo. Al mismo tiempo pienso… “confían demasiado en ti, no puedes cometer errores”. Es una responsabilidad enorme. Dicen que el amor no es para siempre. Yo espero que el amor con la compañía me dure mucho tiempo.

Vienes a España y no sé qué sabes de nuestro público…
No sé nada del público español. Pero da igual. Yo siempre digo que el trabajo del artista es ese. No puedo pretender llegar a un sitio y que la gente esté ya derretida. No se trata de subirse al escenario y que quede todo perfecto y que estén todos esperando a que se acabe el concierto para marcharse a su casa y ya. Mi idea es ir y enamorar a cada una de esas personas con mis canciones.

Más información sobre Mon Laferte: https://www.monlaferte.com/

Mi capitán en el ExPERPENTO de septiembre-noviembre de 2017

Link: https://issuu.com/experpento/docs/experpento_septoct2017/4