Texto de BiPaul

Escucha mientras lees: https://play.spotify.com/album/1fRjRe94f6z4oPkynrYEJe

Os advierto de que antes de escribir ni una sola palabra he estado al menos una hora en shock, en plan, ¿y qué coño digo yo ahora, si esta tal Mónica Moss lo ha dicho todo?

He estado tentado de usar el recurso fácil de soltar tres o cuatro datos de su biografía y animaros a escucharlo para quitarme el marrón. Pero no se lo merece. Cuando a tus manos llega una locura tan extremadamente divertida, atrevida, reivindicativa e imaginativa como este Forever perras, lo justo es responder con pasión.

De primeras la sensación es que es un disco de los que hacen furor en los polígonos de Madrid y los barrios chungos de Nueva York. A esta percepción contribuyen melodías machaconas y letras de las de “lávate la boca”. Letras y títulos como “Woololeiu. ¡Qué os den por el culo!”. Y detrás de toda esa especie de concentrado deslenguado, hay una musicalidad a medio camino de la sabiduría, el instinto y la espontaneidad. Te deja pasmado. Joyeros musicales, tonos de móviles, sonidos ambientes, perros ladrando, se unen a unas cuidadísimas y acertadas bases. Y a todo ello sumamos creatividad pura y dura que queda concentrada en una especie de radionovela salteada por el disco y que lleva el título del CD “Forever perras” y algo más. Referencias que me vienen a la cabeza… desde una Rebeca cabreada hasta el McNamara de principios del XXI, desde la Mariah Carey más atrevida hasta Rah Digga o Da Brat. En este instante me declaro firme adorador de Mónica Moss y de su “Carmen oh!”. Buenísimo. No es un disco, es una experiencia.

Más información: https://www.facebook.com/MONICAMOSSMUSIC/

En ExPERPENTO abril/mayo 2016:

Enlace directo: http://issuu.com/experpento/docs/experpento_abril_mayo2016_ok_lr/10?e=2897458/34886014