Texto de Covadonga Carrasco
Fotografías cortesía de PromoSapiens

Da gusto cruzarse con grupos nuevos que pese a su calidad no sufren de divismo forzado, achaque que se cura con los años. Los chicos de Niftys sorprendieron a propios y extraños, se llevaron premios, se lanzaron a la carretera y ahora nos presentan su primer EP Stoke the fire. Rock del bueno, nacido en Albacete con un sabor auténtico, del que sorprende con el primer acorde. Son muy buenos, lo saben y lo disfrutan con los suyos, con su público. ¡Larga vida al Rock & Roll! Y a los Niftys… ¡más! Estarán el sábado día 6 de mayo en Trashcan (C/ Cardenal Cisneros, 20) en un concierto enmarcado en Festimad. No te los pierdas.

¿Cómo os sentís con la acogida de “Stoke the fire”?
Nos sentimos muy contentos con la buena acogida que está teniendo. Es muy gratificante recibir buenas críticas por algo en lo que hemos puesto tanto esfuerzo e ilusión. Ver como va poco a poco sonando en otros sitios, escucharlo en Radio3 o verlo en Sol Música, nos motiva mucho para seguir adelante.

El rock, el rock… vosotros afirmáis con orgullo que hacéis rock. Pero rocks hay muchos, con muchas etiquetas. Habladnos del vuestro.
Nosotros no somos muy de etiquetas… Nos gusta la música, en general y hacemos lo que nos sale de dentro. Hemos tocado anteriormente en grupos de estilos muy diferentes y junto con la diversidad de influencias musicales que tenemos puede sonar un tanto personal. Evidentemente lo que hacemos suena a rock. ¿Dónde encasillarlo concretamente? Nos tendréis que ayudar a hacerlo, porque no lo tenemos muy claro…

Parece que todo ha ido muy deprisa, os formáis en 2015, grabáis la demo, os hacéis con el Music Crowd Challenge y os pasáis el verano haciendo conciertos para finalmente grabar vuestro primer disco. ¿Cómo habéis gestionado todas esas emociones, esas experiencias en un espacio tan corto de tiempo?
Sí, la verdad es que ha ido todo muy rápido. Grabamos la demo sin pretensión alguna y el encontrarnos con el premio supuso un empujón muy grande para nosotros. Nos planteamos entrar a grabar a un estudio muy potente y nos hizo tomarnos todo un poco más en serio. Desde entonces no hemos parado de trabajar ni un minuto. Nos repartimos las tareas que conlleva el grupo (que no son pocas) y siempre disfrutamos lo máximo posible cada paso que vamos dando.

Os ha salido un disco como muy cinematográfico. Con “Little Louie” podemos situaros en el escenario de un pub lleno de humo, con “My day”, me he imaginado la típica escena del baile del instituto de las pelis de los 80, con “The road” nos podemos imaginar al prota en un Cadillac en la Ruta 54… podría seguir… ¿Este era el objetivo o son imaginaciones nuestras?
En realidad lo que queríamos es ser actores… (risas)
La verdad es que no nos planteamos el trabajo de ninguna manera específica. Si que es cierto que las canciones tienen el aire que comentas. De hecho “Doom & Gloom” ya forma parte de la BSO del inminente documental Maníacos de la serie B. “The road” es un tema que nos transportó directamente a una carretera nada más empezar a tocarla. Antes de hacer la letra, ya nos llevaba a ese terreno conduciendo a toda velocidad. Aunque como te decimos, no nos planteamos hacerlo con ese fin pero nos gusta mucho que nuestra música pueda ser asociada al género cinematográfico porque somos todos muy cinéfilos.


El videoclip de “Doom and Gloom” tiene una fuerza visual que acompaña absolutamente al sonido. ¿Sois extremadamente exigentes con todo lo que rodea al grupo?
Sí. Somos muy exigentes con todo lo que hacemos. Consideramos que un grupo de música debe ir acompañado de una línea y estilo muy cuidado en general. Es evidente que lo más importante son tus canciones, pero si todo lo que las rodea esta bien trabajado el resultado final es mucho más potente.

Las ilustraciones del CD, de la caja y del propio disco son impresionantes. ¿De dónde surgió la idea? Y sobre todo ¿Quién fue el artífice?
Estamos realmente contentos con la imagen del disco. Tenemos la suerte de tener muy cerca de nosotros a los cracks de Micoco Graphics. La idea la propuso María Azaña, que fue la encargada de realizar las ilustraciones y fotografías del disco. La idea nos encantó desde el principio porque transmitía lo que queríamos decir con este disco. Acompaña totalmente al nombre “Stoke the fire” con elementos como la hawaiana con cabeza de fuego en el interior de una lata de gasolina, ¿había alguna forma mejor de representar las ganas que tenemos de prenderles fuego a los escenarios?

A la hora de seleccionar los temas imaginamos que habrá sido complicado, en un primer disco, hacer una selección de sí temas y dejar algunos que probablemente sí sonarán en directo. ¿Cómo habéis elegido “estos sí, estos no”? Es que aquí estamos muy en contra de los EP, sobre todo si son buenos.
Jajaja. Sentimos no haberos podido presentar un trabajo más largo, aunque amenazamos con hacerlo próximamente. Cuando hablamos con Karim, el productor del estudio donde grabamos, llegamos a la conclusión de que la inversión necesaria para grabar un disco completo como primer trabajo de un grupo totalmente nuevo y desconocido, quizá no tuviera toda la repercusión que un segundo disco. Por lo que nos pareció más interesante, y económico, darnos a conocer con un trabajo con menos canciones. Pero para no racanear con los cuatro temas clásicos de un EP, añadimos dos más, que no se diga.

Por lo que se dice de vuestros directos, ese es vuestro hábitat natural. ¿Cómo planteáis el próximo en Madrid?
Cada concierto lo planteamos con muchísimas ganas intentando adaptarlo a cada sala o situación para que sea lo más enérgico posible y divertido para el público. Creemos que en directo es donde mejor se puede ver lo que es una banda y a nosotros es lo que más nos gusta hacer.
Tocar en Madrid, siempre es un reto que afrontamos con ilusión, se dice que es la ciudad de las oportunidades. Cuando tocamos allí hubo una conexión genial con el público y esta vez vamos por primera vez con nuestro trabajo bajo el brazo, a presentarlo en la ciudad donde se grabó. Seguro que se va a liar una buena.

Tiene su gracia terminar el disco con “The cigar song”, ¿no? ¿También acabáis los conciertos con este tema?
Somos muy puñeteros. En realidad lo que hacemos es comenzar los conciertos con este tema y lo enlazamos con “Little Louie”. Es un tema distinto y funciona muy bien tanto para abrir como para cerrar. Aunque igual ahora, para seguir siendo puñeteros, en Madrid lo metemos a mitad del bolo. Jajaja.

Habéis comentado en alguna ocasión que os ha sorprendido el tipo de público que os sigue, que es gente muy diversa. ¿Cómo habéis planificado los conciertos? ¿Os habéis dejado llevar? ¿Habéis pensado en ese público tan heterogéneo?
Si que nos ha sorprendido, sobre todo porque pensábamos que nuestro público sería principalmente rocker y tenemos público de todo tipo y edad. El rock and roll es una música universal que le gusta a todo el mundo. El que dice que no le gusta, es porque todavía no se ha dado cuenta. Nosotros seguimos haciendo la música que nos sale de dentro y nos gusta, no pensamos realmente a quién va dirigida. Si a nosotros nos convence así se queda. Y si resulta que a la gente también le acaba gustando es toda una satisfacción.

El verano es el momento perfecto para mostrar vuestro sonido a gente a la que todavía quizá no habéis llegado ¿Cómo se presenta? ¿Dónde podremos veros?
En verano viene la temporada de festivales y es el mejor escaparate para bandas como la nuestra. No nos podemos quejar de las fechas que tenemos cerradas, nos podréis ver en festivales importantes (y que tanto respeto nos dan) como el BluesCazorla o el Festival de los Sentidos. También estaremos en otros festivales mas pequeños pero igual de importantes para nosotros como el Rockossa o el MiaqueFest. Y también tenemos alguna sorpresa muy potente guardada en la manga. Esperamos cruzarnos con vosotros en alguna de ellas.

En Facebook Niftys no callan: https://www.facebook.com/theniftys/


Lee un extracto de la entrevista en en nuestra edición en papel de mayo-junio de 2017