Botas, botines, botones, zapatillas, tacones de aguja, francesitas, bailarinas… el mundo del calzado ofrece mil y una variedades. Adiós a los aburridos zapatos negros o marrones del invierno. A los zapatones que pesaban cinco kilos. A ir arrastrando los pies cada vez que llegaba el frío.

La moda se ha impuesto en el calzado. Los colores divertidos y llamativos ya no son exclusivos del verano, sino que surgen de las nieves para contrarrestar la tristeza de la estación más fría del año: chocolate, naranja, rosa, verde… no hay límites a la hora de combinar los colores.

Diseño y sofisticación son el común denominador de las diferentes marcas de calzado que campan a sus anchas por las tiendas más llamativas. La creatividad ha encontrado un nuevo campo en el que sentirse como en casa. Y siempre sin olvidar que los zapatos son para llevarlos, son prendas con las que tenemos que sentirnos cómodos, donde tiene su máxima expresión aquello de la “ponibilidad”.

La moda marca tendencia, por eso encontramos puntos comunes entre las diferentes marcas: la línea “sport-urbana” o “sportwear” con deportivos que se transforman en botas gracias a las puntas y los tacones y las francesitas, vienen pisando con fuerza este año.

Alejándose de nuestro frío, las grandes marcas han buscado su inspiración en lugares lejanos como Sao Paulo (Wonders) o Tokio (Mustang). De este modo, han logrado el punto que las diferencie. Así, Wonders se decanta por la sensualidad en su colección “achei bonito”, a través de colores suaves o “románticos” como el rosa y el azul. Variedad en los colores y en las formas: botas y botines con suela de crepe, bailarinas con pisos de colores, francesitas con tacones acharolados… y los deportivos con tacón y punta.

Por su parte, Destroy utiliza en sus diseños materiales nobles, que son tratados con efectos, también pieles azafranadas con reflejos, charoles y pieles con brillo para las líneas más “chic”. Han diversificado su producto y cuentan con varias líneas de diseño: tendencia motera urbana, tendencia retro, línea sport-urbana o rústica, aplicando siempre las nuevas tecnologías como el láser para los grabados y el nylon impermeable. En el calzado para chicos, apuestan por las costuras y el empleo de materiales contrapuestos. Y es que a ellos también les gusta elegir… lejos quedaron los tiempos en los que apenas podían salirse de las zapatillas, los náuticos y las botas militares.

En el calzado dirigido al público más joven, como el de Intruder, la moda es más atrevida y divertida, pero a la vez funcional, resultando unos zapatos cómodos, para un uso muy amplio. Un tipo de calzado claramente urbano, donde se conjugan tanto las plataformas como las bailarinas… Y para quienes gustan de punteras y tacones, la marca D’Angelis, realiza un calzado muy sugerente, muy “femenino” y algo más sofisticado, ideal para estas fiestas.

Por otro lado está la moda en el calzado deportivo. Es el caso de PF Flyers, quien tiene una larga trayectoria a sus espaldas: creada en 1933, fueron las primeras zapatillas de lona que patentaron la suela Posture Foundation. Ya desde los años 50 sus modelos salieron de los gimnasios a la calle, y desde entonces no han dejado de crear moda. Hasta ahora, era difícil encontrarlas fuera de Londres o Berlín, pero este invierno ya puedes encontrarlas en determinadas tiendas de Madrid. La también norteamericana Pony, amplía su gama de zapatillas y con Pony Move redefinen la línea deportiva de las zapatillas a través de las últimas tendencias en moda.

Sea cual sea tu estilo –casual, chic, urbano, deportivo…- este invierno no tendrás excusa para renovar tu zapatero.