Iván Moreno

Esperadísimo disco de REM después de su participación en la gira “Vote for Change” junto a grandes artistas de la talla de Bruce Springsteen, Pearl Jam o Jackson Browne, entre los más de 20 grupos que han alzado la voz para pedir el cambio de gobierno en EEUU, con la celebración de 40 conciertos a lo largo de todo el territorio estadounidense.

La banda de Athens ya había mostrado su desacuerdo con la política de George Bush en varias ocasiones y anunciaba un disco tremendamente crítico y duro en las letras contra la gestión llevada a cabo en su país. Sin embargo, esa acidez que se preveía sólo es apreciable en un par de temas, como el primer single Leaving New York, que es a su vez el tema más destacable del álbum.

El cd lo conforman 13 cortes con una producción muy sencilla y un formato acústico, con arreglos casi inexistentes, que dan como resultado el trabajo más sosegado y lineal de REM en contraste con la rabia expresada en sus primeros trabajos y que tanto se echa en falta en éste. Las letras también se hacen más accesibles que en anteriores ocasiones. En conjunto se puede hablar de un disco más flojo que su anterior y enorme Reveal y no digamos si lo comparamos con obras cumbres como Automatic for the People, Green o Murmur. Aún con todo, el álbum gana enteros con las sucesivas escuchas y van apareciendo temas de gran calidad como Final Straw, Make it all okay, o Boy in the Well todas ellas canciones bellas con una fuerte carga emocional. También apreciamos guiños a tendencias más actuales en cortes como The Outsiders (con la participación del rapero Q-Tip) o Electron Blue, en la que podemos apreciar la mezcla de secuenciadores con la voz de Michael Stipe creando un intenso ambiente sonoro.