SCOOP


Texto de Reyes Muñoz

Woody Allen es un director de musas. De musas humanas y también de musas escenarios. Y da la sensación de que ha elegido nueva musa humana -Scarlett Johansson- y nueva musa ciudad -Londres.

Sondra Pransky -Scarlett Johansson- es una estudiante americana de periodismo que ha ido a Gran Bretaña a ver a unos amigos. En su estancia va a un espectáculo de magia, donde es elegida por el ilusionista -Woody Allen- para hacer el típico espectáculo de desapariciones. Mientras ella espera a ser desintegrada, el espíritu de un reportero muerto -Ian McShane- la hace una visita en la que la dará las claves de lo que podría ser la exclusiva del año.

«Es una comedia inteligente, divertida e ingeniosa con un par de momentos dramáticos». Esto lo dice Huck Jackman, actor que interpreta a Peter Lyman, un joven rico y atractivo que tiene todas las papeletas para ser «el asesino del Tarot». La que va encontrando las pruebas, gracias a la intervención espiritual mencionada, es Sondra Pransky. Pese a todo, comienza a sentirse atraída por él.

Woody Allen tiene pensado hacer una tercera película en Londres… ciudad de la que dice «Es un lugar estupendo para filmar. A mí me gusta mucho rodar en Nueva York pero Londres se acomoda a mis gustos. El tiempo es muy bueno y las condiciones para rodar -económicas, artísticas, etc.- son buenas. En fin, que es un placer rodar aquí». En cuanto a la actriz protagonista, Scarlett Johansson, debemos recordar que su actuación en Match Point le valió una nominación a los Globos de Oro. Sobre ella Allen dice: «Es una delicia. Es como si te tocara la lotería o algo parecido. Simplemente lo tiene todo. La vida ha sido generosa con ella: es hermosa, sexy, muy lista, divertida, maja, ocurrente y buena compañera de trabajo. Tiene amplitud; garra dramática y humor, cuando se requiere que sea divertido.

Anterior YO SOY LA JUANI
Siguiente UNA VERDAD INCÓMODA