The flaming lips: The terror


Texto de Fernando de Torres

La banda americana ha experimentado desde su debut en los ochenta una evolución que empezó a ser excepcional a partir de The soft bulletin del 99. Ya entrados en el siglo XXI, los tres únicos álbumes que han publicado fueron un acierto tras otro. The terror, el cuarto, es la perfección. Suma lo aprendido. Se adentra en su faceta más psicodélica experimental, en detrimento de su otra cara colorista.

Parece una grabación sin cortes, debido a la suave transición entre ellos y al hilo común que mantiene todo el disco. El placer no se encuentra en canciones particulares sino en la sesión. Es un disco sugestivo como pocos. Las repeticiones de estructuras rítmicas, prácticamente omnipresentes y de gran riqueza, casi se convierten en tonos binaurales, esos que están de moda gracias a su supuesta capacidad para estimular el cerebro. Resulta curioso, porque si identificáramos algunos de los sonidos y los aisláramos, podrían resultar hasta desagradables. Ahí está el merito, orquestar todo este haz sonoro manteniendo la complejidad, pero haciéndolo accesible, y agradable al mismo tiempo.

Lo siguiente será un disco con Ke$ha que se sumará a su extenso currículum de experimentos, como ediciones en el interior de calaveras de gominola o serigrafías con la sangre de Wayne Coyne.

Más información en: http://www.flaminglips.com

Le esto en la edicióm «impresa» de ExPERPENTO:

Anterior El viaje a la felicidad de Eduardo Punset
Siguiente La importancia de llamarse Ernesto en el Teatro Fernán Gómez