Nunatak y las Luces del Bosque


Texto de Fernando de Torres Valenti

El término nunatak alude a un pico aislado, rodeado de un campo de hielo. Definición dentro de las veredas que recorre esta banda murciana.

Nunatak es naturaleza empacada, por difícil que sea de concebir algo así. Un bosque dentro de ese campo de hielo que puede ser la ciudad. Todo gracias a su estilo orquestado y preciosista, que navega entre la épica y el sosiego, pasando de la calidez primaveral a paisajes gélidos en un par de temas. La cara y la cruz son «Luz en su voz» que ataca con ímpetu apasionado en sus coros, y «Más al norte» que se interna en el ritmo intrépido de la soledad en carreteras arboladas. Sin duda merecen el tanteo, quizás la mejor introducción y primer contacto, como pasa con algunos libros, esté en el final, «Entre los árboles».

El intento no se queda en el estudio. La gran pegada de su directo cumple con las expectativas. Nos recuerdan a Arcade Fire, por la gran alineación que despliegan en cada concierto, y por el alma, acústica, natural, sin envasados.

Más información en: https://www.facebook.com/HolaNunatak

Lee este artículo en la edición impresa del ExPERPENTO del verano:

Enlace: http://issuu.com/experpento/docs/experpento_verano2014/22?e=2897458/8022328

Anterior Amor sin control
Siguiente DÍAS DE VINILO