Volador presentan El largo viaje


Entrevista de Vicente Martín
Fotografía coretesía de Promociones sin Fronteras

Desde que iniciaron su andadura en 2003, Volador había luchado por ganarse un hueco en el mundo de la música. Optaton por la autoedición y sobrevivieron, y ganaron muchos premios, y por fin su pop-rock onírico se cristalizó en un trabajo publicado por una de las grandes. El largo viaje es eso, un disco que recopila los temas que mejor definen su trayectoria y con el que cierran un ciclo al tiempo que abren otro. Sobre todo ello hablamos con Antílope, la voz.

Volador lleva bastante tiempo en el mundo musical con tres discos autoeditados. ¿El largo viaje representa el camino que habéis recorrido hasta poder grabar un trabajo con una discográfica importante?
Con El largo viaje hemos querido mostrar nuestro recorrido a través de las canciones. Conectamos varias épocas de con temas más antiguos y otros más recientes, aunque hemos vuelto a grabar todos, y la verdad es que el disco expresa muy bien lo que somos. Además, ha habido una concidencia muy extraña. Cuando nos fijamos en la fecha de composición de las canciones, nos dimos cuenta de que cuatro fueron escritas en primavera, cuatro en verano, cuatro en otoño y cuatro en invierno. Es como si con este disco hubiéramos cerrado un ciclo.

Aragón ha dado en los últimos años los tal vez grupos españoles más mediáticos y reconocidos. Con vosotros la crítica se vuelve a fijar en tierras mañas, ¿os veis como hederos del legado de estos grupos?
Siempre ha habido grandes artistas por aquí y la verdad es que para el número de habitantes que tiene la comunidad, hay grupos significativos como Amaral, Heroes del silencio, Violadores del Verso o Carmen París. Ojalá nosotros seamos herederos de esas bandas y podamos ser representantes también del sonido que se hace en Zaragoza. Desde luego que a nosotros nos encantaría porque son grupos que admiramos y respetamos.

¿Cuánto de responsable es Quique Gallego, descubridor de Héroes y Amaral, de que ahora seáis “la nueva esperanza aragonesa”?
Quique Gallego tiene mucho olfato y bueno, ha estado detrás de esos grupos de los que hablábamos y de muchísimos más. Con Quique hemos estado trabajando y ha apostado firmemente por nosotros. Esperamos poder devolverle el favor si esto cristaliza y si nos convertimos en un grupo dentro del panorama español.

El largo viaje recoge lo mejor de vuestra historia. Al grabar de nuevo los temas, ¿sentís que habéis evolucionado?
Si, y yo creo que es necesario sentir eso. Si no lo sintiéramos dejaríamos la música por completo. Sería un aburrimiento vivir con la sensación de no avanzar, de no estar creciendo de alguna manera. Eso para nosotros es muy importante y sí que sentimos que hay una evolución, una técnica mejor, un sentimiento de que estamos aprendiendo del trascurso de la vida. Y creo que lo transmitimos a través de nuestras canciones.

Vuestro sonido es vitalista, optimista, suave, muy agradable a los oídos, ¿habladnos un poco de las temáticas de las letras, cómo surgen?
Hay veces que ni siquiera yo las entiendo. No sabemos cómo surgen. Es como si abriéramos las manos al universo y dejáramos que los sentimientos nos recorrieran para transformarlos en letras. Pero sí que es verdad que hacen muchas referencias a los sentimientos humanos, a la emotividad, hay una parte muy onírica, con letras relacionadas con los sueños. En definitiva, hablan de sitios donde nos gustaría estar, llamando sitios a sentimientos, a momentos de la vida, a sensaciones vitales…

En una crítica que publicamos decíamos que el disco es valiente porque parece que de unos años a esta parte hay miedo a hablar de cosas bonitas. ¿Lo veis así?
Es verdad que hay como miedo. Yo me pongo a escuchar cualquier radiofórmula y no sé, que no estoy diciendo ni que sean buenos ni que sean malos que eso va por gustos, pero sí que es verdad que hay muchos grupos que prefieren letras de superficie. Es como si la poesía o los sentimientos hubieran desaparecido de la música. Personalmente creo que a la música española le falta alma, alguien que no tenga miedo a plasmar sentimientos auténticos. Pero evidentemente todo esto te lo digo como una opinión personal.

Las colaboraciones del disco, Shuarma, Clara Téllez, ¿cómo se os presentaron?
Por amistad. Clara Téllez es amiga desde hace tiempo. Siempre nos ha gustado lo que hacía con los Peces. Surgió de manera natural, la llamamos, y ella aceptó. Con Shuarma, fue muy parecido. Mandamos el tema y como le gustó, quedamos para grabarlo. Estamos muy contentos con estas aportaciones.

Habéis sido reconocidos con premios como el de la Banda con mejor directo, ¿cómo preparáis los temas en directo?
Pues intentamos ser muy fieles al disco. Llevamos una producción con muchos elementos sonoros e intentamos que en el directo sea lo más fiel posible a esa producción para que la gente no eche en falta cosas que están en el disco. Evidentemente hay muchos cambios de estructuras, cambios en el ritmo, para que no sea siempre lo mismo, pero la esencia de las canciones queda.

¿Sois una banda que cuida especialmente su imagen?
Es algo que mimamos mucho, porque claro, tienes que mostrarte de alguna manera. Es como la piel. La música es el corazón, son los sentimientos, el interior y tienes que mostrar una cara acorde con lo que haces.

¿Qué creéis que va a pasar a partir de ahora?
Pues ojalá lo supiera. De momento estamos disfrutando muchísimo con lo que estamos viviendo, es algo que nos llena totalmente. Nos conformamos con sobrevivir de la música y poder hacer lo que nos gusta. En general, la gente que consigue eso es afortunada.

¿Cómo se os presenta el verano? ¿Qué proyectos tenéis?
Pues estamos cerrando fechas. Ahora vamos a hacer una minigira de presentación del disco en varias ciudades y tocaremos en algún festival. Luego, después del verano ya empezaremos a hacer una gira más larga, que nos va a llevar a todos los sitios que podamos de España con la furgoneta y a tocar. También tenemos pendiente una gira en México y ya ha salido alguna fecha en Europa. Lo que te decía, ahora tenemos que aprovechar el momento.


Ir a la versión “papel” de ExPERPENTO mayo de 2011

Anterior De amor y de muerte a golpe de carcajada
Siguiente Love is a game una novela (¿sin más?) de Oscar M. Prieto