Dover: Complications


Texto de Reyes muñoz

Soy acérrima defensora de Dover en todos sus momentos. Considero que pagó un alto precio por tener los poros abiertos y lanzarse a experimentar con otros sonidos. ¿Lo hicieron para vender más? Lo dudo, con su rock alternativo ya vendían más que nadie.

El público, en una especie de fundamentalismo postural, en 2006 fue incapaz de escuchar más allá del “chunda, chunda” de los primeros acordes, al grito de vendidos. Y personalmente debajo de los “chundas, chundas” –accidentes– seguía escuchando al Dover que me enamoró del segundo disco –esencia– y que sudé en un concierto espléndido en la Castellana. Creo que aquello acomplejó a muchos, que si en algún momento pensaron en condimentar su música con ingredientes electrónicos, entonaron el vade retro Satanás y salieron por patas. Y al mismo tiempo, abrieron puertas a grupos incipientes –comerciales e indies– que buscaban un sonido propio. Haced la prueba, escuchad de nuevo aquel Follow the city lights y comparadlo con la escena actual. Y ahora retoman el rock más puro con Complications. Guitarreo y sonido sucio defendido por los mismos componentes del 95 –eso sí que es firmeza–. No es un nuevo bandazo, no es un re-enamorar a los del corazón roto de los primeros discos, no es un CD de hace dos décadas. Es Dover que sigue evolucionando. Pero claro, mi opinión al respecto no cuenta. En esencia su música me gustaría incluso si sustituyeran las guitarras por bandurrias.

Más información: http://www.dover.es/music/complications

Lee el artículo en el ExPERPENTO edición impresa de marzo-abril 2015:

Enlace directo a la sección: http://issuu.com/experpento/docs/experpento_marzo2015_issuu/26?e=2897458/11706032

Anterior The funamviolistas en el Aula de las Artes - UC3M
Siguiente «La merda» en la Sala Mirador