Havalina. Imperfección


Texto de Vicente Martín

Havalina es uno de esos grupos que hacen que el rock suene alto, alto no de volumen sino alto en grandeza. A nivel sonoro Havalina está a la altura de sus ídolos: Smashing Pumpkins y Sonic Youth.

El trío madrileño, con cuatro trabajos a sus espaldas, no gozaban de pleno reconocimiento. Junio, su anterior trabajo apuntaba alto, sonaba muy bien, pero la oscuridad de sus letras fue el obstáculo para llegar al gran público. Sin embargo, sus temáticas casi sórdidas son parte de su encanto. La guitarra es la base del sonido de Havalina. Manuel Cabezalí es un diestro con muchos años a sus espaldas que hace que su guitarra suene como tres a la vez, gracias a su sabia combinación de amplificadores Harley-Benton y Fender. Por su boca arroja una cruda poesía urbana que sobrecoge a más de uno. El disco deja poco a la imaginación y está estructurado de forma inteligente. Hay momentos épicos de hilarante electricidad sónica y halla la calma en dos ocasiones, con “Desinspiración” y con “Lejos de tu cama”. “Imperfección” suena grande y alta y es uno de los momentos álgidos del disco junto con “Noches sin dormir”, en la que el grupo se muestra duro, oscuro y potente.

Este trabajo supone un giro más de tuerca hacia el lado más oscuro del rock. Ha sido producido por los propios Havalina arrastrados por su afán de superación. Sólo por eso merece una valoración positiva en la escena musical española. Vetusta Morla y Russian Red son considerados iconos independientes y muy pocos hablan de Havalina… ¿no son ellos los auténticos indies?

Más información en http://www.myspace.com/havalinajunio

Anterior Charlie Miralles. 1964 después de Cristo y antes de perder el autobús
Siguiente DEPECHE MODE. Sounds of the universe