LAGARTO AMARILLO. Distinto.


Pablo Mora es el alma de Lagarto Amarillo: sus composiciones son decididas y elaboradas. A ello contribuye la buena sintonía con el resto de la formación: sus hermanos Patricia y Jose, y Chema, amigo de toda la vida.

Quizás lo primero que capte tu atención sea la música, ese “ritmillo” que dice mi madre, que hace que no dejes de tararear una canción… pero además sus letras son mucho más que un estribillo… En resumen, que estamos delante de un gran grupo. Y eso que sólo llevan dos discos.

Distinto ha salido de su propia productora: han sido ellos mismos quienes han “cocinado” todo el proceso. Si lo escuchas (seguro que al menos has oído la canción que forma parte de la banda sonora de la serie Cuéntame cómo pasó), no te defraudará… pero lo mejor, sin duda alguna, son los conciertos: allí es donde su sonido atrevido y diferente gana puntos, derrochando una calidad nada propia de grupos jóvenes. Y, además, enganchan.

Si hubiera que definir su música podríamos hablar de “mestizaje local”: fusión de ritmos reggae con rock latino y hasta funky, que da como resultado una música alegre que anima a moverse, aunque algunas de sus canciones tengan un tono melancólico. En otras, lo que domina es el tono descarado, como en “Tengo un amigo alemán”. Mientras que en canciones como “No somos nadie”, destaca un toque duro. Una variedad que nos habla de un disco muy muy cuidado.

Más información en http://www.lagartoamarillo.com/

Anterior LENNY KRAVITZ. It is time for a love revolution.
Siguiente Mónica Naranjo, la diva no existe