Miranda Warning: “Lugares que esperan”


Entrevista de Iván Moreno

Lugares que esperan es el nuevo disco de este grupo de Elche y esperar es lo que han tenido que hacer sus fans para poder escucharlo. Ellos, sus fans, ya lo saben, pero para los que tengan esta duda, Miranda Warning es el nombre de la ley norteamericana que dice aquello de que todo el mundo tiene derecho a guardar silencio para que nada pueda ser utilizado en su contra. Charlamos con Antonio, Lucía y Josué, tres de los cinco componentes, quienes nos hablan sobre sus comienzos, el panorama musical español y su nuevo disco.Vuestro primer disco, que salió en el año 2.000, fue todo un éxito, nacional e internacional.

Os llegaron a comparar con los Cranberries… ¿cómo asumisteis ese éxito tan repentino?

Antonio.- Sí que es verdad que se nos oyó mucho y que el primer disco tuvo mucha difusión, pero tampoco fue para tanto. Yo voy por la calle y la gente no me reconoce…

Pero es que sois un grupo muy reconocible en lo musical pero no tanto en vuestra imagen… ¿no?

Lucía.- Pues sí. Despierta sirvió de banda sonora de un spot publicitario, funcionó fenomenal, todo el mundo la reconoce pero, sin embargo, embargo, nadie sabe de quién es, ni cómo son sus caras. El primer disco salió a la vez que la primera edición de Operación Triunfo y era muy difícil acceder a la televisión, que es lo que más te acerca a la gente. No había muchos escaparates donde darse a conocer.

Entre el segundo disco y este tercero han pasado un par de años ¿ha sido por alguna circunstancia especial o es un respiro que os habéis dado?

Josué.- Nosotros no nos hemos querido dar ningún respiro. Lo que ocurre es que la discográfica anterior estaba casi en la quiebra, no se podía sacar nunca el disco, hasta que al final cerró. Mientras, no se nos veía, ni se sabía que estábamos trabajando, ni lo que había pasado con nosotros… No sacamos el disco antes porque no teníamos discográfica.

Así, fichar por SONY es un paso, ya no cuantitativo, sino cualitativo, ¿no?

Josué.- En el tema de las discográficas no hay muchas opciones: hay pocas grandes y hay pocas pequeñas. Creo que dentro de las grandes, estamos en una de las más importantes. Nosotros ya teníamos el disco y ahora tenemos un equipo que lo va a promocionar, nos van a ayudar a hacer los vídeos, a hacer la fotos… Ellos van a hacer las cosas que nosotros no sabemos hacer, porque ni somos estilistas, ni fotógrafos, ni actores… Ni siquiera sabemos vender y Sony-BMG es una empresa que sabe hacer todo eso y, además, puede hacerlo.

Habéis colaborado en un disco homenaje a los Smiths… ¿es uno de vuestros grupos de referencia o fue imposición de la discográfica?

Antonio.- No, nos encantó la idea. A nosotros nos preguntaron si queríamos hacerlo y respondimos que sí, porque tenemos a los Smith como referente; es un grupo increíble. La única pega es que llegamos un poco tarde al proyecto y no pudimos elegir el tema. Pero al final cogimos uno que nos gustaba y creo que lo hemos hecho bien.

De vuestro nuevo disco, lo primero que llama la atención es el contundente sonido de Los restos del naufragio. ¿Es un tema autobiográfico, tiene algo que ver con los problemas de los que hablábamos antes?

Lucía.- Pues no, pero como cualquier canción, seguro que tiene muchas interpretaciones. El tema habla de la historia de una mujer que pierde a su pareja, en cualquier circunstancia, puede ser que se haya ido, que haya muerto… el caso es que ella no acepta esa situación y cree que él todavía está ahí. Habla de cómo a veces la realidad nos supera y nosotros nos montamos nuestra propia película, un mundo paralelo, donde las cosas son como nos gustarían y no como son en realidad.

En Deprisa os acercáis a la música dance, aunque sin perder ese espíritu ochentero… ¿son los ochenta otra influencia?

Antonio.- En los ochenta yo tenía 10 ó 15 años y seguramente lo que sonaba a mí no me gustaba. Luego, escuché la música de aquellos grupos de otra manera y descubrí que no eran tan horteras. Si escuchas Deprisa o Los Restos del Naufragio, se ve que nos inspiramos mucho en New Order, que en los 80 no me interesaba. Tampoco es que digamos “vamos a copiar la música de los ochenta”, simplemente lo tienes en la memoria.

En Bajo un cielo protector, introducís aires brasileños de bossa nova… ¿cómo surge esto?

Josué.- Pues empezamos a experimentar con bossa nova, nos gustó a todos y decidimos meterlo en el disco. En ningún momento pensamos: “vamos a hacer una bossa nova”. Si alguien purista escucha esta canción dirá: ¿estos de qué van? Pero es nuestra pincelada de color y aprovechamos un momento de inspiración.

Vuestros temas hablan de amor en la mayoría de las ocasiones ¿consideráis que es la temática pop por excelencia?

Lucía.- Los sentimientos son nuestra temática, pero no es sólo el amor romántico. Hablamos de decepción, de alegría, añoranza… Hay temas que nosotros no hacemos como canción de amor y luego sí que lo parecen. En Qué duda hay se menciona la palabra amor, pero se refiere a un sentimiento de cariño a la gente que te sigue, que va al concierto, que compra tu disco… ¿Es amor?, pues será.

Estáis colaborando con la Fundación ANAR, dedicada a la protección de la infancia y a adolescencia… ¿cuál es vuestra aportación a este proyecto?

Antonio.- Aparte de prestar nuestra imagen, lo principal es que los artistas de Sony-BMG vamos a incluir en los discos el número de teléfono de la Fundación, para llegar a la gente que compre el disco.

Lucía.- Hay veces que las causas se pueden quedar en agua de borrajas, sin embargo esto es un trato directo, a través de un teléfono, con niños y adolescentes que puedan sentirse desamparados por cualquier motivo. Nos parecía importante participar.

Anterior Marlango y la seducción
Siguiente LAS PERRAS DEL INFIERNO. Intuición Canina