JET. Shine on


Texto de Vicente Martín

Pues soy de los que piensa que estos australianos con su primer disco Get Born no demostraron nada a nadie, canciones fáciles, un sonido contundente y llamativo pero vacío.

Ahora nos presentan su segundo trabajo que, brillando un poco más que el primero, no deja de recordarnos que desde finales de los años 60 a principios de los 70 pocas cosas se han inventado en cuanto a lo musical. El disco ha sido grabado en un hotel de Barbados en el que suele hospedarse un viejo mandatario de la Unión Soviética (Mikhail Gorbachev) y mezclado en Los Angeles por el productor Dave Sardy (que no consiguió que grupos como Oasis salieran de su mediocridad creativa), con este cóctel estilo coca-cola y baileys no es de extrañar que les haya salido este ladrillo musical que para nada inventa el rock, que consigue que un “Ángel del infierno” escuche música de Kraftwerk.

Anterior DOVER. Follow the city lights
Siguiente THE PIPETTES. We are The Pipettes