KILLZONE 2


Es paradójico ver como otro FPS aglutina el mercado. En esta ocasión es el aclamado y esperado Killzone 2, el nuevo mesías para Playstation 3 que le asegura muchas ventas y le catapultará al cielo de los superventas…

Marshall.- Killzone 2 representa una de las esperas más largas, han sido cinco años de desarrollo. No es un título que se prodigue mucho; sólo cuenta con la primera parte para Playstation 2 y un episodio entre medias para PSP, cuyo planteamiento como juego cambia completamente resultando en un minijuego a la sombra de su homónimo y a su vez un aperitivo para la segunda parte. ¿Ha merecido tanto esperar?

Los fans lo definen como el mejor título de Playstation 3. Los comentarios en las revistas y las opiniones de los profesionales también lo elevan al Olimpo de los videojuegos. Personalmente sólo veo un ejemplo más de pegar tiros en primera persona. Es la enésima refriega entre pseudoamericanos y pseudonazis en una realidad alternativa y pseudofuturista… en definitiva más de lo mismo.

En el grafismo y la dirección de arte se ha seguido explotando, como es normal, la figura nazi del soldado del tercer Reich, adaptado a los días del mañana: el soldado Helgast. Además, Killzone 2, se ha visto enormemente influenciado por dos de los más representativos títulos de acción de los últimos años. Mezcla el aspecto apocalíptico-futurista de Gears of war con el toque cuasi-realista y militarista de Call of duty 4.

El interés desmedido de las compañías de reproducir un género como el de los juegos en primera persona en las consolas a vistas de su creciente popularidad, ha desembocado demasiadas veces en situaciones bochornosas, como las de la mala adaptación del sistema de puntería y control del personaje que tiene como resultado una mala experiencia de juego y que confirma una vez más que el hábitat natural de este tipo de juego es el PC. Situaciones en las que no se sabe distinguir si uno está en un juego o en una simulación militar, entremezclando ambos géneros y quedándose a medias sin concretar a lo que se está jugando. El resultado es una experiencia más irreal si cabe que un juego propiamente dicho. Todo esto -y sigue siendo mi humilde opinión- deja en entredicho las capacidades de miles de profesionales de este peregrino medio, en favor del desarrollo desmedido de clones y más clones de juegos de disparo y de las “experiencias definitivas” de juego que tanto gusta vender hoy en día.

Killzone 2 es un juego para su público y para aquellos que necesitan otro “shooter” más; no aporta nada nuevo salvo otro número en su serie. Muy atrás quedaron los tiempos de innovación y menos atrás aquellos en los que nacían juegos que a pesar de ser otro “emocionante” tiroteo por lo menos resultaban divertidos.

Anterior Resistance 2
Siguiente CAPITÁN ABU RAED