Resistance 2


Tras una lucha encarnizada por evitar la invasión alienígena en suelo europeo, virus Quimera sigue expandiéndose por el planeta. Ahora le toca el turno a los Estados Unidos.

Marshall.- Nuestro protagonista aparece vagando por Inglaterra tras la defensa fallida de la invasión del virus Quimera, infectado y desolado. Pero la noticia de que su país, Estados Unidos, se convierte en víctima de aquello contra lo que tanto ha luchado le hace retomar las armas y volver al campo de batalla para defender su patria del alienígena invasor que tanto odia.

Resistance, el que sería el equivalente de Halo o Gears of War en XBOX 360, vuelve tras cosechar unos éxitos reseñables con su primera parte. Y lo hace con un global superior a su antecesor a nivel gráfico, sono-ro, mecánico y en su modo multijugador. Respeta la historia original y sigue una línea argumental lógica. Pero no nos engañemos estamos ante un FPS y no le podemos pedir demasia-do ni tampoco nos puede aportar algo más allá. No obstante vamos a ver aquello en que sí mejora.

Gráficamente la evolución es significativa y se nota desde el principio, con algunos modelos y paisajes más logrados que se pueden obtener actualmente en PS3. Tiene la colección de mons-truos más espeluznantes hasta la fecha. No obstante y pese a la mejora gráfica, la falta de interacción con los escenarios y la poca libertad para explorarlos, debido al modo «sobre raíles» en el que está basado el juego, restan un poco de la grandiosidad al aspecto visual.

En lo que se refiere al juego se presenta con momentos trepi-dantes e impactantes sobre todo por esos gigantescos jefes que encontramos al final de fase. Su modo cooperativo a pantalla partida le hace ganar muchos puntos así como el modo multijugador, que permite que hasta 60 personas participen en la misma partida.

Pese a que Resistance 2 representa la corrección a la hora de acometer una secuela, no le hubiera venido mal tampoco haberle dado una vuelta más y ahondar en algunos detalles que lo con-vertirían o definirían, en esta segunda parte, en un clásico… pero seguir la línea de la corrección tiene eso, poco margen para la genialidad.

Anterior AL SON DE VIENA
Siguiente KILLZONE 2