LA FACTORÍA DEL COSMOS: Maniobras de evasión


Texto de Javier Luna Roldán

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Aunque no podamos hablar de un elepé al uso, haciendo referencia a la presentación discográfica de este dúo almeriense; sí descubrimos, en los seis cortes que la componen, la firmeza de un trabajo con sólidas bases en guitarras abiertas. Lugar de encuentro para la contagiosa dulzura de un pop cargado de emotividad y la pasión controlada para unos clímax de intención rock. Punto de inflexión que acompaña a la formación desde sus inicios.

Para este primer álbum, registrado en los estudios Gismo 7 de Motril, Rosa María Vizcaíno y Enrique Gil –génesis del proyecto– deciden confiar la base rítmica a David Imbernón e Indalecio Fernández. Apoyados en la producción por Paul Grau, consolidan un ejercicio de sinceridad compositiva que se descubre en la naturalidad con que el disco abre apetito en cualquier reproductor.

El orden del listado de canciones está meditado. Capaz de reproducir e involucrar al oyente en un ejercicio de retrospección, guiado por su experiencia y la presencia vocal de un Enrique con aspiraciones a romperse en cada verso, y que se desata en «Un último adiós» con la misma energía que liberara «Atrás».

Mas información en http://www.facebook.com/pages/La-Factor%C3%ADa-del-Cosmos/341600352606024?ref=hl

Lee el artículo en la versión en papel de ExPERPENTO:

Anterior Los Coronas: «Adiós Sancho»
Siguiente BRUNA: Thence