Motel: Cultivos


Texto BiPaul

Hay una obsesión de los roqueros por abrir los discos con un tema muy cañero y directo. Cultivos se abre con “Cuento de barrio” una canción que podríamos introducir dentro del apartado de himnos de parroquia. Y entendemos por parroquia, el grupo de personas que va frecuentemente a un bar. Sigue escuchando. La cosa cambia.

Con “El final del verano“, tema muy bonito desde un punto de vista clásico, se abre un abanico de canciones con menos pretensiones, que hablan de una forma más sincera de la filosofía del grupo. Da la sensación de que son más de susurrar al oído que de dirigirse a la masa, de fijarse en el detalle que de lanzar enormes lemas. “Tu nombre” o “Tu canción favorita“, por ejemplo, son cortes que parecen dirigirse exclusivamente a una persona. Nos podemos sentir identificados, bien en el papel del que dice o bien en el papel de quien escucha. Aunque el nexo es el rock, el disco descoloca. Quizás es esto a lo que se refieren cuando decidieron llamarlo Cultivos. Cada tema tiene su semilla y emerge en su tiesto. “Seres extraños” es atrevida desde un punto de vista sonoro. Hay lugar para unos trabajados pianos en “La Señora de los gatos” o nos obliga a despertar con “Discoteka“. “Facebook” está ahí para que hablemos de ella. Es curioso que dediquen unos minutos para cantar, con un tono bizarro, al mundo paralelo forjado a la sombra de las redes sociales. Y cuando el disco acaba la impresión es que Cultivos ha ido creciendo a medida que lo dejábamos sonar, sensación que desaparece cuando lo vuelves a escuchar.

Más información: http://www.motelrock.com/cultivos.html

Este disco aparece en la edición impresa de ExPERPENTO (DICIEMBRE 2015-enero 2016):

Enlace directo: http://issuu.com/experpento/docs/experpento_dic2015_ene2016/10?e=2897458/31578565

Anterior Duty-Free Art: 13 obras de Hito Steyerl
Siguiente Papá o mamá