Descargar ExPERPENTO 98 / Visualizar ExPERPENTO 98

Entrevista de BiPaul

Brod fue el hombre que incumplió la última voluntad de Kafka y salvó de las llamas sus manuscritos. Benjamin Balint es el autor de El último proceso de Kafka, un estudio, con forma de thriller y fondo muy erudito, sobre el juicio por esos papeles en 2017, una pugna desigual entre una anciana, Israel y Alemania para apoderarse del valioso tesoro de una de las voces más importantes del siglo XX. Hasta entonces, estaban en manos de Eva Hoffe, la mujer que heredó el legado de su madre, la elegida por Brod para salvaguardar los manuscritos.

Balint, a quien hemos entrevistado y cuyas palabras recogemos a continuación, firma una esmerada redacción en torno al Kafka más humano, sus creencias sociales, políticas, religiosas y existenciales; y sobre las heridas dejadas por la historia convulsa de la Europa de la primera mitad del siglo XX.

He leído un thriller. No diré con mis preguntas qué sucede con los papeles de Kafka, aunque esté en la prensa. ¿Qué idea literaria tenías cuando escribiste el libro?
Una novelista israelí me dijo una vez que pensaba en Eva Hoffe como «la viuda del fantasma de Kafka». Eva misma me sugirió una idea literaria inalcanzable: la novela inacabada de Kafka, El proceso. En un pasaje, el tío de Joseph K. le dice: «Un juicio como este, siempre se pierde desde el principio». Eva me dijo que sentía lo mismo acerca de su proceso en Israel. Hablaba como si se considerara ella misma, la suma de sus desgracias legales. Comparó los interminables aplazamientos y demoras de su caso con los encontrados por Joseph K. Sentía que en ambos casos, un sistema poderoso y arbitrario se manifestaba en los espacios públicos y privados.

(Eva Hoffe) comparó los interminables aplazamientos y demoras de su caso con los encontrados por Joseph K. Sentía que en ambos casos, un sistema poderoso y arbitrario se manifestaba en los espacios públicos y privados.

A través de la lucha legal por los manuscritos de Kafka, nos presentas su personalidad, su obra literaria, sus principios éticos y religiosos. ¿Has escrito lo que los tribunales deberían saber? Hablaron de todo menos de Kafka.
Sí, tal vez he tratado de decir lo que ellos no pueden decir. Los jueces deben emitir una decisión de propiedad, negra o blanca. Al mismo tiempo, los jueces en este caso, no pudieron evitar servir, tal vez sin querer, como los últimos guardianes de la interpretación de Kafka. Solo cuando me senté en la sala de la Corte Suprema entendí que su veredicto puede verse como otra lectura –o lectura errónea– de Kafka; como la última página en la larga historia de los usos y abusos de la vida literaria de Kafka a manos de aquellos que afirmaban ser sus herederos. En otras palabras, traté de analizar la cuestión de pertenecer a través de una lente cultural en lugar de una lente legal; o usar el juicio en Jerusalén para abrir las preguntas más amplias sobre quién posee el arte o tiene derecho a reclamar la tutela.
Después de todo, la pertenencia artística y la pertenencia judicial son cosas diferentes. En mi opinión, los jueces en Jerusalén hicieron su veredicto, pero el juicio simbólico sobre el legado de Kafka continuará durante mucho tiempo.

Eva Hoffe recibió los manuscritos a través de su madre, la secretaria de Brod. Sin Brod, el buen amigo, la literatura de Kafka no solo sería diferente, sino que además es posible que no existiera.
A él le debemos nuestro Kafka. A su desobediencia, y a su papel de custodio y editor de los escritos de Kafka. Es el conservador de la fama póstuma de Kafka. Al traicionar el último deseo de Kafka, Brod rescató dos veces su legado, primero de la destrucción física y luego de la oscuridad. En la medida en la que la reputación de Kafka se basa en textos que dejó sin terminar. El Kafka que conocemos es una creación de Brod, de hecho, tal vez su mayor creación.

Si Kafka no hubiera muerto en 1924, habría sido asesinado como un judío.

Alemania quería los manuscritos, porque Kafka escribió en alemán. Si Kafka hubiera vivido más, hubiera muerto como sus hermanas. ¿Son los que menos derecho tienen a pedir esos manuscritos?
Si Kafka no hubiera muerto en 1924, habría sido asesinado como un judío. Los nazis mataron no solo a sus tres hermanas, sino también a su amante Milena Jesenská; su segunda novia, Julie Wohryzek; su buen amigo Yitzhak Löwy, un actor yiddish; y al único hermano de Max Brod, Otto, que también conocía bien a Kafka. Todo el mundo de Kafka fue destruido. Claramente, la parte alemana en este caso fue impulsada por la forma en que Kafka pensó en la superación de Alemania de su pasado deprimido. Dejo que el lector evalue ese intento de superación.

En España tenemos la sensación de que en nuestra historia, nadie ha pedido perdón ni ha hecho nada para compensar a las víctimas de Franco. Usamos el ejemplo de Alemania. Tu libro me hace pensar que tenemos una imagen idealizada de Alemania, distinta a la de otros europeos.
Escuché el discurso del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, aquí en Jerusalén, en el memorial de Yad Vashem con motivo del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz. Dijo que su nación no había aprendido las lecciones del Holocausto y pidió perdón: «Me gustaría poder decir que los alemanes hemos aprendido de la historia. Pero no puedo decirlo cuando el odio se extiende».
Para mí, el juicio en Jerusalén arrojó una nueva luz sobre una vieja pero persistente pregunta: ¿existe realmente el diálogo alemán y judío o un diálogo alemán e israelí, o solo son monólogos que se lanzan el uno al otro?
Uno de los temas del juicio fue cómo el pasado de Kafka llegó a afectar el presente de Alemania. Tal vez hoy los alemanes puedan recurrir a la literatura para curar los daños infligidos por su país y aceptar un pasado que no pasará.

Creo que Kafka se hubiera divertido con las ironías de este caso y se hubiese entretenido con el espectáculo de aquellos que hoy adoptan una actitud de exclusividad hacia un escritor tan ligado a la negativa de pertenecer.

Los «púgiles» más duros en el juicio son de Israel y basan su alegato en el hecho de que Kafka era judío. En el libro explicas qué tipo de judío era Kafka. Es un alegato tan «kafkiano» como su literatura.
Creo que Kafka se hubiera divertido con las ironías de este caso y se hubiese entretenido con el espectáculo de aquellos que hoy adoptan una actitud de exclusividad hacia un escritor tan ligado a la negativa de pertenecer. Es posible que conozcas la famosa entrada del diario de Kafka de 1914: «¿Qué tengo yo en común con los judíos, si apenas tengo algo en común conmigo mismo?».
Kafka también tuvo una premonición de las formas contradictorias en las que sería reclamado. En una carta, contrasta dos artículos recientes sobre su trabajo, uno de ellos de Max Brod:
«¿No me dirás lo que realmente soy? En el último Neue Rundschau, el escritor dice: «Hay algo fundamentalmente alemán en el arte narrativo de K.» En el artículo de Max, por otro lado: «Las historias de K están entre los documentos más típicamente judíos de nuestro tiempo». «Un caso difícil», concluye Kafka. “¿Soy un jinete de circo en dos caballos? Por desgracia, no soy jinete, sino que me postro en el suelo”.

Tu intención más clara en este libro es limpiar la imagen de Eva Hoffe. No es la loca de los gatos que retrató la prensa, Cuéntanos tu opinión sobre ella, por favor.
Sin conocerla, algunos periodistas retrataron a Eva Hoffe como una excéntrica con gatos o una codiciosa oportunista. En realidad, era una mujer muy comprensiva e inteligente que sentía que estaba siendo separada de lo que la conectaba con su madre, Esther; con Max Brod, que había sido para ella una figura paterna que amaba; y con su propio pasado, dado que Eva tenía cinco años cuando huyó de la Praga ocupada por los nazis junto con sus padres. En su opinión, los procedimientos legales no fueron más que un pretexto para la confiscación estatal de la propiedad privada, es decir, un intento de nacionalizar sus pertenencias más preciadas. Cuando llegó a la Corte Suprema el día de su juicio, me dijo: «Por lo que a mí respecta, las palabras justicia y equidad han sido borradas del léxico».

A través de esta entrevista, descubro que Benjamin Balint me ha puesto, con su libro, en favor del lado correcto de la historia. Pudiera parecer que el debate entre las grandes bibliotecas de Alemania e Israel, tenía algo que ver con la conservación y difusión de la obra de Kafka, porque ¿dónde deben guardarse este tipo de documentos tan importantes? ¿Las bibliotecas o los archivos son su espacio natural y seguro. Sin embargo, página tras páginas, acabas del lado de Eva Hoffe, no tanto por el fondo como por las formas. Mi sensación, después de leer el libro, y analizar las respuestas de su autor, es que solo querían apoderarse del precioso tesoro de una de las voces más importantes del siglo XX. Incluso he sentido dolor por Kafka, e impotencia por Eva Hoffe. Si ella hizo posible que llegaran a nuestros días ¿no hubiera sido más sencillo y justo, pedírselo por favor y llegar a un acuerdo dejando fuera a los tribunales?

Descargar ExPERPENTO 98 / Visualizar ExPERPENTO 98