Textos de BiPaul
Fotografías cortesía de Fundación Telefónica
Hasta el 23/04 – Espacio Fundación Telefónica

Los que peinamos canas, recordamos con estupor un par de instalaciones del Parque de Atracciones de Madrid, desmanteladas en los años 90. La primera, El laberinto de los espejos, donde era muy fácil perderse. La segunda y más agobiante, La casa magnética, un espacio oscuro, de paredes y suelos inclinados donde era relativamente sencillo besar el suelo.

En la memoria infantil, aquellas experiencias perceptivas dejaron mella. Y visitar las instalaciones del argentino Leandro Erlich, resucitan, no tanto el recuerdo de la realidad como la evocación del engaño. Recordemos que hace arte, y que por tanto, el juego de percepciones es más elaborado y tiene un sentido que va más allá. Rompe con nuestros límites racionales y nos obliga a bucear en alguna de las infinitas interpretaciones posibles.

Si navegamos en el mundo de las percepciones irreales, o de realidades que van más allá de lo percibido, uno de los mayores exponentes es el argentino Jorge Luis Borges y es a él a quien más se ha relacionado, quizás por cuestión de localismos, con Leandro Erlich. Sin embargo él, para explicar de dónde saca la inspiración, alude a los grandes cineastas del engaño y la sugestión: Hitchcock, Polanski y Lynch.

En sus trabajos se recrean espacios normales. Es imprescindible que sean muy reconocibles para que nuestras conexiones neuronales entren en estado de shock. Así, Changing Rooms es una instalación compuesta de treinta cubículos y dos pasillos que recrean los probadores de una tienda de ropa. El visitante entra y se encuentra con imágenes que intuye suyas, pero que no lo son. En esta instalación tenéis la explicación gráfica del concepto de paradoja.

La otra obra que podemos visitar es Nido de nubes. Aquí el artista crea siete formaciones nebulosas. Nos retrotraemos a los tiempos en los que dar explicación a las nubes era una buena manera de pasar el rato, y vamos reconociendo la forma en la que diversos países son represantados en el mapa. Ahí están España, Italia, Francia, Luxemburgo, Bélgica, Reino Unido y Alemania. Y de esta manera Leandro Erlich, nos hace pensar en la inconsistencia del concepto de frontera.

Leandro Erlich es uno de los artistas argentinos con mayor proyección internacional. Su obra, expuesta en las grandes catedrales del arte contemporáneo, se ha sometido al juicio de los críticos, obsesionados por buscar referencias de peso en su trayectoria. Las habrá, sin duda, pero quizás, lo que hace que sea tan sugestivo es la no necesidad de un bagaje cultural para entenderlo.

Mucha información en: https://espacio.fundaciontelefonica.com/evento/leandro-erlich-certezas-efimeras/

ExPRESARTE en la edición papel de ExPERPENTO de marzo-abril 2017: