Textos de Marshall

Capcom ha echado un vistazo a sus sandalias para adaptarlas mejor al camino.

Han pasado dos años desde la salida de El luchador callejero IV. En todas las secuelas de la saga encontramos revisiones que en su mayoría han mejorado el juego.

En esta ocasión, si comparamos el juego con su predecesor –cuyos defectos pesaban más que sus virtudes– descubrimos que la actualización “Super” no se limita a un aumento de personajes y movimientos especiales. Apreciamos una mejora gráfica en los efectos, lo que le suma un punto de espectacularidad. Así pues, el quinto capítulo se supera en lo referido al diseño gráfico global, con mejores ilustraciones, interfaz más vistoso y nuevas intros y finales; más modestos y adecuados que el anime de bajo presupuesto que tenía anteriormente.

El ámbito mecánico está más pulido: la experiencia resulta menos dolorosa que en la versión anterior. Los nuevos golpes aportan un mínimo toque estratégico a las partidas. Las fases de bonus, rescatadas de Street Fighter II, son un añadido fundamental y clásico.

Mejoran también los modos de juego on-line, pilar fundamental en los juegos de lucha actuales. No perderemos prestigio por jugar con personajes con los que tengamos poca práctica, ya que, las puntuaciones son independientes para cada carácter. También tenemos peleas por parejas y por equipos de hasta cinco personas y Capcom añadirá como extra descargable un modo torneo.

Este juego es mejor opción para aquellos que no quedaron muy convencidos con Street Fighter IV. Sin duda, es mejor opción como producto final.


Genericas Image Banner 468 x 60