LAPIDO. Cartografía


Texto de Iván Moreno

Cuarto larga duración del “maestro” granadino, ex guitarrista y compositor de los míticos 091.

Los seguidores de este artista siempre esperamos con impaciencia sus nuevos lanzamientos porque parece que tiene un don para hacer canciones redondas y “esculpir” unas letras incisivas que llegan a lo más hondo de todo aquel que se acerca a su música, convirtiéndolo en el “poeta eléctrico” por excelencia del pop-rock español.

No encontramos novedades sustanciales en lo musical con respecto a sus anteriores trabajos, salvo la mayor pegada de su banda que cada vez parece más consistente y engrasada. También se puede apreciar una mejora en las melodías con unos estribillos notables, es el caso de “Escala de grises” y el primer single “Cuando el ángel decida volver”.

Las letras siguen teniendo un componente onírico importante, con preguntas lanzadas al aire que parecen no tener respuesta pero que convierten al oyente en participante activo de cada canción, intentando contestarlas, sirva como ejemplo: “Nunca se sabe” y la guitarrera “El truco (en que consiste)”. También podemos apreciar un tono más negativo de lo habitual en algunos temas como “En mil pedazos” o en la reivindicativa “En el ángulo muerto” donde escribe: “estoy en el ángulo muerto, es el sitio perfecto: nadie me ve” aquí se desata claramente con una declaración de principios que parece poner el grito en el cielo sobre la situación de músicos como él que no tienen cabida en las listas de superventas y en las radiofórmulas. Sobresaliente.

Anterior LA VIDA SIN GRACE
Siguiente ¿Esnobismo o salud?