[Rosalie] de Stéphanie Di Giusto


Descargar ExPERPENTO 108 / Visualizar ExPERPENTO 108

Texto de Reyes Muñoz

Dirección: Stéphanie Di Giusto
Guión: Stéphanie Di Giusto, Alexandra Echkenazi
Con Nadia Tereszkiewicz, Benoît Magimel, Benjamin Biolay
2024, Francia y Bélgica

Hace unos años me vi del tirón Valerosas, una serie de animación basada en los libros de Pénélope Bagieu. Ahí descubrí la historia fascinante de Clémentine Delait, una mujer famosa en el período de entreguerras, que regentaba un bar y que usó su barba como reclamo publicitario. Ahora descubro que Clémentine fue la principal inspiración de Stéphanie Di Giusto para crear a Rosalie.

Me llamó la atención que la directora de La bailarina ­—film sobre la vida de Loïe Fuller—, decidiera hacer un guion fundamentado en las historias de muchas mujeres, y no un biopic al estilo de su ópera prima: «Me interesé por otras mujeres que padecían hirsutismo y la mayoría de ellas terminaron solas, en ferias, reducidas a fenómenos vulgares, a freaks… Después de mucha investigación, lo único que quería conservar de la vida de estas mujeres era lo que me conmovía. No quería hacer una película biográfica. Eso no me interesaba.».

El personaje de Rosalie

El personaje, o la ficción de la mujer barbuda existe, y también existe la documentación de la vida de Clémentine, que como la protagonista de la película, no quiere ser una atracción de feria y aceptar su diferencia. Pero si Clémentine fue famosa en su momento, no fue exactamente por el hirsutismo, sino porque era una mujer empoderada que hizo de su diferencia una forma de vida. Claro está, esto no debe ser lo normal y quizás por ello, Stéphanie Di Giusto quiso ir por libre y crear su propia mujer barbuda:

«Rosalie se estaba convirtiendo en una joven que se siente perdida, que se busca a sí misma… que también se busca a sí misma en los ojos del hombre que ama. Rosalie y Abel se conocerán con el tiempo. Hay crueldad, y una emoción, recatada y violenta en la vida amorosa de un ser tan peculiar…».

La disrupción

He leído que la película es bonita, pero que no es disruptiva dado que trata un tema que está superado. A ver: va sobre una mujer que decide saltarse las normas sociales, —las mujeres no tienen barba—, y vivir su vida, que es la vida de una mujer. ¿De verdad no es disruptiva?

«Rosalie es una mujer emancipada que debe enfrentarse a la mirada de los demás y afirmar su feminidad única contra los prejuicios de una época. ¿Debería someterse y afeitarse para encajar en una “norma”? O por el contrario, debería intentar descubrir cómo aceptar lo que es… ¿Qué es el deseo para una mujer como ella? Y aún más fascinante: ¿Es deseable una mujer como ella? Me encantó filmar el rostro y el cuerpo de esta».

Descargar ExPERPENTO 108 / Visualizar ExPERPENTO 108
Anterior [No juegues con Carrie] de Enrique Cervantes
Siguiente Marilia Monzón: [Prenderé una velita]