«Estaciones de paso» de Almudena Grandes


Descargar ExPERPENTO 101 / Visualizar ExPERPENTO 101

Texto de Covadonga Carrasco
Más sonbre el libro: https://www.planetadelibros.com/libro-estaciones-de-paso/88663

Uno de los grandes problemas de crecer es que nos olvidamos de que fuimos adolescentes. Nos olvidamos de los miedos que teníamos, muchos irracionales, fruto del desconocimiento o de la falta de experiencia. Y todo pese a que creíamos que lo sabíamos todo de la vida.

Pero, aún hay algo peor que olvidarse de lo que fuimos, y es ese momento en el que, siendo adolescentes, nos enfrentamos a las pérdidas y a la inseguridad. Que la vida nos pegue un bofetón con la mano abierta y nos comience a zarandear, sacándonos del calorcito y la seguridad que sentimos abrazados a nuestra madre, a nuestra abuela o mirando los pósters colgados en las paredes de la habitación.

Y entonces llega Almudena Grandes, y sin saber cómo, nos coloca en esa adolescencia y nos recuerda lo que fuimos, lo que sentíamos. En Estaciones de paso coloca con ternura a cinco chavales frente a la vida. Pero nos los presenta solos, frente a una realidad inesperada, cruda y que les provoca dolor. Y una rabia que no entienden y que algunos no saben cómo manejar.

En Estaciones de paso, Almudena Grandes te arranca el traje de “adultez” y te vuelve a llevar al sitio que ocupaste. Al de las dudas y el miedo. Al de dejar la inocencia de una forma brusca, y aún así, en todo momento, mantiene la ternura, sin cursilerías.

Llegan los porqués, y como en la edad adulta, en la mayoría de las ocasiones, no hay respuestas. Y si ya nos cuesta siendo maduros asumir que no hay respuesta para todo, siendo adolescentes, mucho más.

Almudena Grandes habla como ellos. Porque cuando digo que nos vuelve a colocar en ese sitio, lo hace con todas las consecuencias y con su mejor arma, las descripciones. Y ojo, que las hace de los sentimientos. Y ahí es cuando te encuentras con cada uno de los protagonistas de las historias. Porque te reconoces, reconoces las expresiones, los pensamientos y la hostia que te diste cuando la vida decidió que ya se acababa, que era la hora de hacerse adulto, aunque no tocase.

Y saboreas cada historia, y te las racionas. Porque necesitas reflexionar. Porque no quieres sustituir la que acabas de leer por la siguiente. Y es que necesitas pensar en él o en ella. Y comprenderlo, incluso abrazarla.

Con alguno de los relatos, además, necesitas secarte los ojos, porque parece que se te ha metido algo mientras leías. Igual es que eres mayor y la vista cansada, a veces, hace que te lloren…

 

Descargar ExPERPENTO 101 / Visualizar ExPERPENTO 101

Anterior «Castillos de Cartón» de Almudena Grandes
Siguiente «Historias para no dormir» 2021