PROJECT: SNOWBLIND


Os presentamos a Nathan Frost, el modelo a seguir de supersoldado en el 2065, haciendo justicia en las duras calles de Hong Kong, donde Chow Yun Fat o Jackie Chan son hermanitas de la caridad comparado con lo último en tecnología cyborg que anda por allí.

Marshall.- Estamos ante un nuevo título de Crystal Dynamics distribuido por la compañía Eidos de temática cyberfuturista en primera persona o FPS. Nos situamos en el 2065: un grupo originario de una China dividida por una guerra civil, llamado “la República”, se está haciendo fuerte, hasta el punto de que el conflicto se está escalando a nivel mundial. Para remediarlo, la coalición de la libertad somete a nuestro protagonista al Proyecto Snowblind que le convertirá en un supersoldado cibernético capaz de alterar el curso del conflicto.

El campo de los juegos FPS -o de primera persona- últimamente está dando muy buenos títulos, véanse Half Life 2, Halo 2, Doom 3… y sorprende este título que, sin la fama ni la pompa de los anteriores, es para tenerlo muy en cuenta. Uno de los aspectos positivos del juego es que tiene una facilidad de manejo que te va enganchando, incluso cuando, como es mi caso, no se es muy dado a los juegos FPS o el género no te atrae mucho.

En el aspecto gráfico, podemos decir que el juego está a un nivel correcto y cumple con las funciones necesarias para meterte en ese Hong Kong apocalíptico de 2065: callejones estrechos, escombros, garajes abandonados, templos… El nivel sonoro es modesto y también cumple su función.

Pero lo que de verdad hace atractivo a este título, a parte del juego en red para 16 jugadores, manejo de vehículos y armas, son los poderes que Nathan Frost posee. Tras una traumática operación, lo transforman en un híbrido entre Robocop y Tron y gracias a esto podremos ralentizar el tiempo, tener una visión potenciada, crear un campo de fuerza a prueba de balas que nos protegerá, invisibilidad…, en definitiva, la forma de atacar y de destruir a los enemigos variará radicalmente con respecto a los FPS que hemos visto hasta ahora y que utilizaremos según nos venga mejor en cada escenario y momento. La mayor libertad que Project Snowblind da al jugador reside en este punto.

Tal vez Project Snowblind no esté a la altura de un Half Life 2 o un Halo 2, pero lo que sí es seguro es que marcará un precedente dentro del género de los FPS, tanto en Playstation 2 como en XBox.

Anterior ¿EXISTE LA REENCARNACIÓN DESPUÉS DEL SUICIDIO?
Siguiente YOGA... UNA NUEVA FORMA DE VIVIR