Kafka enamorado (Vuelve)


Texto de Gustavo De Las Heras
Foto de Marta Vidanes (c)

17/01-02/03 – María Guerrero

A la hora de definir situaciones surrealistas y lejanas a la percepción natural de las cosas utilizamos el término ‘kafkiano’, nada que pudiera imaginar el joven Franz Kafka de personalidad introvertida y de complejo pensamiento. Si bien es cierto que el escritor nacido en Praga ha influido en grandes escritores y celebridades del siglo XX tales como Albert Camus, Jean Paul Sartre y Gabriel García Márquez y en movimientos artísticos como el surrealismo.

Entronca con la filosofía artística del existencialismo y del expresionismo que surgió y se desarrolló en centro Europa y que tanto ha influido en el siglo pasado mezclado con tintes de realismo mágico. La obra de Kafka ha influido en todas las áreas artísticas que van desde la literatura hasta el cine. Para el escritor judío esto hubiera sido impensable, ya que antes de morir dijo a su amigo y mecenas, Max Brod que quemase toda su obra. Hizo todo lo contrario.

A las representaciones teatrales de sus obras hay que añadir las adaptaciones cinematográficas de títulos y directores dispares como El proceso, de Orson Welles; Metamorfosis, de Fran Estévez; Das Scholss de Haneke; o el biopic Kafka, la verdad oculta, de Steven Soderbergh.

En el teatro María Guerrero se puede ver algo poco conocido: las relaciones personales de Kafka, reconstruidas a través de sus cartas. Descubrimos a un escritor tan comprometido con su causa que es capaz de estrellar su proyecto de vida junto a su amada Felice Bauer. Repite éxito el texto de Luis Araújo, bajo la batura de José Pascual. Beatriz Argüello es la pobre Felice, Jesús Noguero es Kafka y Chema Ruiz es Max Brod.

Más información en http://cdn.mcu.es/espectaculo/kafka-enamorado/

Lee el artículo en la edición impresa:

 

Anterior MENDEL: Binaternario
Siguiente El cielo ha vuelto de Clara Sánchez