Publicaciones en esta sección

sala-eX


Directora de cine. My gun, Náufragos, Yo, puta y Moscow zero. Maneja presupuestos de siete cifras. Es una desconocida en nuestro país. Es española. Su nombre, María Lidón, aunque la directora es conocida como Luna. Pronto presentará en las salas nacionales su último trabajo, Moscow zero. No se reivindica, explica cómo funciona la industria cinematográfica, donde el que invierte espera beneficios, que hoy por hoy, sólo pueden dar estrellas que en sus ratos libres son actores. No es ciencia ficción. Es real.

Gela Babluani ha presentado su debut «13 Tzameti» y ha dejado petrificado al público de festivales como Sundance, Venecia y Sitges.

Los “diamantes de sangre” son aquellos que fueron utilizados a través del contrabando para conseguir armas en los diferentes conflictos armados. Esta película se centra en el período de la guerra civil de Sierra Leona, en 1990.

La vida abismal es otra de Ventura Pons, que dice en las notas del director que con La Vida Abismal ha querido remover la memoria de su generación. Basada en la novela casi autobiográfica de Ferran Torrent, habla del encuentro de Ferran, un joven inconformista (José Sospedra) con el Chino, un autodestructivo jugador de cartas interpretado por Óscar Jaenada.

Elena Anaya no para. Inagotable, viajera y decidida, parece haberse convertido en la protagonista de su propio sueño… pero eso sí: con los pies en la tierra. En Miguel & William vuelve a transportarse a épocas pasadas para dar vida a Leonor, una joven duquesa castellana que a poco estuvo de cambiar la historia de la literatura para siempre.

Amores Perros fue la primera, 21 gramos fue la segunda y ahora la trilogía del director mexicano Alejandro González Iñárritu, se cierra con Babel, una film que ya ha empezado a cosechar el éxito y que es, para muchos, firme candidata a los Oscars.

Explicaremos lo que es Quinceañera. Cuando una joven cumple los quince, la familia se involucra en un ritual cuyo fin último es celebrarlo a lo grande. Es lo que por aquí se llama “la puesta de largo” (un mito para la mayoría de las españolas que cumplen los quince, los dieciocho y los treinta sin pena ni gloria.

Kim Ki-duk es uno de esos raros directores asiáticos, que hacen películas con asiáticos y cuentan con un nutrido grupo de seguidores occidentales que pacientemente esperan un nuevo film.

“Salí de Málaga con quince mil pesetas y cuando el tren echó a andar supe que yo me había convertido ya en otro. Que, pasara lo que pasara, volvería a Málaga como otra persona. Y esa vuelta se produce ahora, veintiséis años después. De una manera u otra, yo estoy recorriendo EL CAMINO DE LOS INGLESES al revés”

Madrid, mil novecientos sesenta y tantos. Carlos (Pablo Rivero) es un estudiante que tiene dos amores: Dreyer y su novia. Dirige un pequeño cineclub junto con Julia (Ruth Díaz), otra estudiante que, sorpresa, está enamorada de él en secreto y suspira con la esperanza de que algún día Carlos se deje de tonterías y se la lleve al cine de las sábanas blancas.

No podemos imaginarnos el silencio absoluto dentro de nuestra vida diaria. Sobre todo los que vivimos en las grandes ciudades, en las que llevar una vida sin ruido y disfrutar del silencio total es una utopía.

La pobreza atrae mitos humanos y divinos y en ocasiones diviniza un humano, especialmente si fue pobre. Ocurrió con Evita Perón y vuelve a suceder con Maradona. El camino de San Diego narra la peregrinación de un joven que quiso bautizar a su hija Diego, que lleva tatuado en la espalda el dorsal de su ídolo y que al encontrar una rama con lo que él considera que es la figura del astro, no duda en ponérsela al hombro para entregársela en mano… así de sencillo, así de puro.

¿Y si Al Gore hubiera ganado las elecciones de 2000 contra George Bush?… eso es algo que nunca sabremos, aunque los indicios hacen pensar que estaríamos en un mundo un poco más seguro… aunque, no nos engañemos, para hacer esta aformación, podríamos sutituir en la pregunta a Al Gore por Copito de Nieve… y la respuesta sería la misma. En fin, lo que nos ha tocado vivir.

Woody Allen es un director de musas. De musas humanas y también de musas escenarios. Y da la sensación de que ha elegido nueva musa humana -Scarlett Johansson- y nueva musa ciudad -Londres.

La película es entretenida pero queda muy lejos de lo que se entendería por obra maestra, aunque es posible que los años, y el renombre del director, me quiten la razón. Es bastante predecible, demasiado optimista y acaba como si alguien del equipo de producción hubiera dicho: nos hemos quedado sin presupuesto.